Brexit Londres

Los consumidores ante el brexit

El Reino Unido está cerca de una salida de la Unión Europea. En el momento que suceda, es posible que algunas de las normas de aplicación sobre los derechos de los consumidores cambien, y nos afecte cuando compremos un producto o contratemos un servicio con alguna empresa del Reino Unido.

Entre las dudas más frecuentes que surgirán entre los consumidores cuando se produzca el brexit, están las relativas a los plazos de garantías de los productos, el derecho de desistimiento en las compras online, la aplicación de las tarifas roaming cuando viajemos a Reino Unido, los derechos de los viajeros de avión y viajes combinados o los costes adicionales e impuestos que habrá que pagar cuando hagamos un pedido a Reino Unido.

En este sentido, existen varios escenarios, dependiendo de si la Unión Europea y Reino Unido llegan a un acuerdo o no, y si este incluye referencias concretas que afecten a la protección de los consumidores.

En el caso de que no haya acuerdo o este no incluya referencias a los derechos de los consumidores, a partir de la fecha de salida dejarán de aplicarse en el Reino Unido las normas de la Unión Europea sobre los derechos los consumidores. No obstante, en determinadas condiciones, los consumidores tendrán protegidos sus derechos cuando realicen compras o contraten con una empresa del Reino Unido que ofrezca sus servicios o productos en países de la Unión Europea.

Preguntas frecuentes: derechos de los consumidores en caso de que no haya acuerdo

 

Compras

Si compro un producto o contrato un servicio con un empresario establecido en Reino Unido ¿Qué régimen jurídico será aplicable a estas compras?

La normativa europea sobre protección al consumidor en las compras será aplicable en el caso de que el empresario esté establecido físicamente en España dirija sus ventas (a través de internet o teléfono) a consumidores residentes en España.

En la práctica esto significa que, si compramos en un establecimiento inglés ubicado en España o a través de una página web inglesa que ofrezca sus productos a España, el empresario deberá respetar las políticas de protección aplicables en el país (por ejemplo, el derecho de desistimiento para las compras online, o la garantía de dos años para los productos).

No obstante, si compramos un producto en un establecimiento ubicado en Londres mientras visitamos la ciudad, las normas sobre consumo serán las aplicables en Reino Unido.

Y ¿tendré que pagar impuestos o costes adicionales si lo que compro por internet viene del Reino Unido?

En este sentido, si no hay un acuerdo, tendrá que pagar derechos de importación y otros impuestos indirectos (por ejemplo el IVA).

 

Tarifas roaming

Y si viajo a Londres y llamo por teléfono ¿Seguirán aplicándome el roaming que rige para el resto de la Unión Europea?

En este caso, si no existe acuerdo, el roaming cuando viajemos a Reino Unido no será aplicable, por lo que los operadores podrán cobrar las tarifas que apliquen a los países de fuera de la Unión Europea.

 

Viajes

¿Qué sucederá si contrato un viaje combinado con una agencia de viajes del Reino Unido?

Esto dependerá de si la agencia con la que ha contratado el viaje combinado ha ofrecido o comercializado ese viaje en España. En caso de que así sea, el organizador estará obligado, como cualquier otro organizador establecido en un tercer país, a proporcionarle protección frente a insolvencia.

¿Y si se me retrasa o cancela un vuelo con salida o destino Reino Unido, operado por una compañía aérea de fuera de Europa?

En este caso, la legislación europea siempre será aplicable si el vuelo parte de un país de la Unión Europea, como por ejemplo España. Para el caso de los vuelos que no salgan de la Unión Europea, como sería el caso de un Londres – Madrid, la legislación europea le amparará siempre que el destino sea la Unión Europea y que esté operado por una compañía comunitaria.

En caso contrario, para el resto de vuelos, se regiría por el Convenio de Montreal.

 

Reclamaciones y litigios

Cuando el Reino Unido salga de la Unión Europea, ¿seguirá siendo posible resolver un litigio de forma extrajudicial, con un comerciante establecido allí?

No, la legislación que permite acogerse a sistemas de resolución extrajudicial de litigios dejará de aplicarse para este país. Por tanto, no se podrá recurrir a la plataforma electrónica europea de resolución de litigios en línea (Plataforma ODR) de la UE para resolver conflictos.

Asimismo, la red de Centros Europeos del Consumidor (CEC) tampoco prestará apoyo o asesoramiento en los conflictos transfronterizos entre consumidores residentes en España y empresarios establecidos en Reino Unido y entre consumidores residentes en Reino Unido y empresarios establecidos en España.

Por último, las entidades de resolución alternativas de litigios de Reino Unido notificadas ya no podrán intervenir para solucionar los conflictos que surjan con consumidores o empresarios de los distintos Estados Miembros, entre los que se incluye España. Asimismo, las entidades de resolución de litigios de consumo notificadas por el Estado español a la Comisión Europea tampoco podrán intervenir en la solución de los conflictos que surjan con consumidores o empresarios de Reino Unido.

Si quiere ampliar esta información, puede encontrar más respuestas en el Centro Europeo del Consumidor, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, la Comunidad de Madrid, así como en las guías que la Unión Europea tiene preparadas al respecto.