Ordenador portátil

Cómo comprar por internet evitando riesgos y fraudes

Los hábitos de compra de los consumidores están cambiando y en la actualidad, muchos de ellos ya se decantan por internet como medio para realizar sus compras y contratar servicios.

La comodidad de comprar sin salir de casa, la libertad de horarios, la amplia variedad de productos que se pueden comparar en un solo clic, unido a la falta de tiempo, que en ocasiones, los ciudadanos tienen para poder desplazarse a un establecimiento, son algunas de las ventajas que los consumidores ven en el comercio online.

Este tipo de compras requieren algo más de precaución que el comercio presencial, y es muy importante estar atento a las condiciones (generales y particulares) que nos facilita la empresa antes de contratar cualquier servicio o comprar un producto.

 

Páginas web seguras: cómo identificarlas correctamente

 

Una de las preocupaciones más frecuentes entre los consumidores que realizan compras online, consiste en saber reconocer una página web o tienda oficial y diferenciarla de aquellas que son falsas e intentan atraernos, copiando la apariencia de la marca oficial, para conseguir nuestra información personal o nuestro dinero de forma fraudulenta. Es importante, por tanto, antes de realizar cualquier compra, seguir estás pequeñas recomendaciones:

Condiciones generales y aviso legal. Las páginas web que ofrecen productos y servicios, deben especificar las condiciones generales y particulares de la compra, donde se incluyen, entre otros, las políticas de cancelación, el derecho de desistimiento, la política de privacidad o los plazos de entrega.

  • Desconfíe de aquellas páginas que carezcan de estos datos o no los ofrezcan con claridad. También es conveniente leer con detenimiento todas las condiciones y la publicidad sobre el producto o servicio que vamos a contratar. Guarde esos documentos y conservelos, ya que pueden ser de utilidad en el caso de que tenga que reclamar.
Cómo comprar por internet evitando riesgos y fraudes
Por norma general, las condiciones de contratación y la política de privacidad están situados en el pie de página.

 

Datos de la empresa con la que se contrata. De igual manera que el aviso legal y las condiciones generales, las empresas que venden por internet están obligadas a facilitar la información completa de sus datos (entre otros, nombre, CIF, dirección, teléfono, correo electrónico….).

  • Antes de realizar la compra, busque en la página esos datos personales y guárdelos. En el caso de que no parezcan reales o falte alguno importante, desconfíe de la página y busque el producto en otra.

Precio total y características del producto. El sitio web donde realice la compra, debe facilitarle de manera clara, inequívoca y comprensible información acerca de las características de los productos, el precio final con el IVA incluido, la forma de pago, fecha y modalidades de entrega, así como en el caso de ser una oferta, el periodo de duración de la misma.

  • Si la descripción del producto parece confusa, traducida de otro idioma o el precio final no incluye impuestos, no compre en ella.

Correo electrónico de confirmación. Tras la compra, el vendedor le debe confirmar la operación a través de un correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica o similar. Si no recibe ese correo, póngase en contacto con la compañía.

Rastrear información por la red. Por último, es aconsejable que la primera vez que compre en una tienda online poco conocida, antes de realizar el pedido, busque recomendaciones de otros clientes en internet, ya que los comentarios de otros internautas pueden ser muy útiles para comprobar el servicio que ofrece la compañía.

Otras recomendaciones cuando compra

 

Es muy habitual que las compras por internet impliquen la transmisión de datos de carácter personal, como el número de tarjeta de crédito, que generan desconfianza entre los consumidores. Existen algunas pautas de seguridad que nos ayudan a sentirse un poco más tranquilo cuando realizamos estas operaciones por internet:

  • Acceda a sitios seguros. Se pueden reconocer estas páginas porque la dirección URL empieza porhttps:// en lugar de http:// o bien porque lleva el icono de un candado o de una llave junto a la barra de dirección o en algún extremos de la pantalla. A veces también muestran las palabras Secure Socket Layer (SSL). 
  • Compre en páginas conocidas. O bien de empresas que no resulten extrañas, que tengan, siempre que sea posible, domicilio en la Unión Europea (si no lo tienen, las autoridades de consumo no pueden actuar) y que estén adheridas a algún código de buenas prácticas (si muestran el código de confianza online al final de la página). 
  • Es recomendable también que revise la seguridad del dispositivo físico (tableta, móvil, ordenador) desde el que realiza la compra. Tenga siempre actualizados los programas, sistemas operativos o apps con la última versión, revise la configuración de su antivirus y procure no introducir sus datos personales o bancarios en ordenadores de uso público.
  • Compruebe que la web dispone de certificado digital. Haciendo doble clic en el candado se abrirá una página donde aparecen datos identificativos fundamentales, así se comprueba que la página no es una falsificación. 
  • Revise sus extractos bancarios. De este modo, tendrá siempre la certeza de que sus compras se están cobrando correctamente. Si recibe algún movimiento extraño o que le resulte desconocido, póngase en contacto con su entidad bancaria para que le explique el cargo. 
  • Cuidado con las cláusulas abusivas. Como por ejemplo aquellas que imponen al consumidor a recurrir a un tribunal concreto en caso de problemas o cuando se usan expresiones tipo “precio desde”, “el producto puede variar de tamaño y forma” o “estas características son válidas salvo error tipográfico”.

Recuerde que los datos personales que introduce en cualquier movimiento de comercio electrónico pueden utilizarse después para comunicaciones comerciales de la empresa, pero siempre previo consentimiento por su parte para ello. En cualquier momento puede oponerse a que traten sus datos, rectificarlos o solicitar su cancelación. 

Puede ocurrir que encuentre un precio más ventajoso por internet que en el establecimiento. Siempre debe ir acompañado de frases como "precios página web" o "válido sólo en tienda online". En caso de que no lo publiciten, podrá reclamar el mismo precio en la tienda física.

En la "Guía sobre compra segura en Internet", y las fichas prácticas presentadas por la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), la Dirección General de Consumo del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (antiguo AECOSAN) y la Policía Nacional se puede encontrar información práctica y útil sobre seguridad y otros aspectos.

Además, existen varios directorios que ofrecen información sobre la titularidad de los dominios. Puede consultarlos, si tiene dudas, antes de realizar la compra. Existe uno para páginas con dominio .es, otro para dominios .eu y otra página para el resto de dominios.

 

Derecho de desistimiento

 

Recuerde que para compras por internet, puede ejercer lo que se conoce como “derecho de desistimiento”, es decir, puede retractarse de su compra sin necesidad de justificación, en los 14 días naturales siguientes a la recepción del producto, y la empresa está obligada a reembolsar el dinero pagado sin penalización. Cuando estemos en esta situación, el vendedor deberá efectuar el reembolso de lo pagado utilizando el mismo medio de pago empleado por el consumidor o el que sea de su preferencia.

 

Reclamaciones

 

Si considera que ha sufrido una estafa o un fraude en su compra online, puede denunciar los hechos ante la Brigada de Investigación Tecnológica de la Policía, así como ante el Grupo de Delitos Telemáticos de la Guardia Civil. También puede presentar una denuncia ante la Dirección General de Comercio y Consumo en el interés general de los consumidores.