El Hospital 12 de Octubre participa en el proyecto StopÉbola

El estudio recibe una ayuda de un millón de euros de la Fundación "la Caixa"

El proyecto StopÉbola, desarrollado por el Laboratorio de Virología del Instituto de Investigación del Hospital Universitario 12 de Octubre i+12, junto con el Departamento de Biología Estructural y Química del Centro de Investigaciones Biológicas (CIB-CSIC), coordinador del estudio; el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA), y el Instituto Bernhard-Nocht de Medicina Tropical (BNITM) de Alemania, ha recibido una ayuda de casi un millón de euros en tres años, otorgada por la Fundación “la Caixa” dentro de la Convocatoria de Investigación en Salud.

El doctor Rafael Delgado, del Hospital 12 de Octubre, observa una muestra en el Laboratorio
18 septiembre 2019

StopÉbola está centrado en la búsqueda y desarrollo de antivirales que puedan bloquear la entrada celular del virus del Ébola. Los nuevos compuestos diseñados y desarrollados serán evaluados en diferentes modelos celulares y animales en laboratorios de alta seguridad biológica, siguiendo una estrategia de transferencia clínica.

El proyecto ha sido el elegido en el área de enfermedades infecciosas, dentro de un total de 22 ayudas que han resultado seleccionadas a partir de 629 solicitudes, y cuenta con un presupuesto de 995.068 euros financiados por esta fundación.  Los doctores Rafael Delgado -i+12-, Carmen Gil –CIB-CISC, Covadonga Alonso –INIA- y César Muñoz-Fontela –BNITM- son los participantes en este proyecto.

Gracias a esta participación multidisciplinar y cooperativa, la investigación combina y aprovecha el conocimiento de grupos expertos en química médica, virología e inmunología de España y Alemania, encargados de desarrollar y evaluar nuevas familias de fármacos contra el virus Ébola y otros patógenos humanos y animales de alta mortalidad.

El Ébola es uno de los patógenos humanos más letales y en el momento actual la disponibilidad de tratamiento eficaz es muy limitada. El conocimiento de la biología de estos virus es muy importante para descubrir potenciales estrategias de tratamiento, ya que son capaces de romper los mecanismos de protección de nuestras células contra las invasiones externas.

Cada célula tiene proteínas en sus membranas encargadas de regular el transporte de nutrientes y desechos con el exterior. El virus Ébola utiliza la proteína NPC1, cuya función normal es trasladar el colesterol, para abrir la entrada a la célula, subvirtiendo así los mecanismos de seguridad celular. Una vez dentro de ella, inserta su genoma y construye una auténtica fábrica que produce miles de copias del virus en un corto espacio de tiempo.

La proteína que envuelve el Ébola actúa como una llave que abre la cerradura de la proteína transportadora NPC1. El proyecto StopÉbola ha descubierto que este procedimiento de actuación podría ser un método generalizado utilizado por varios virus y otros patógenos intracelulares. Hasta ahora los investigadores han identificado tres familias de químicos que actúan interfiriendo en la capacidad del Ébola y otros virus para interactuar con NPC1 en el momento en el que invade la célula, por lo que pueden ser útiles como antivirales para combatir estas y otras infecciones que son mortales para los seres humanos y tienen un alto nivel social e impacto económico en la sociedad.