El 12 de Octubre mantiene su política de puertas abiertas para los padres de niños ingresados

ACOMPAÑAMIENTO CON LAS MÁXIMAS MEDIDAS DE SEGURIDAD EN ÉPOCA COVID

El Hospital Universitario 12 de Octubre ha mantenido su política de puertas abiertas para los padres de los niños y bebés ingresados, entre los que se encuentran los recién nacidos y los prematuros, incluso durante los meses de la pandemia por la COVID-19, con las máximas medidas de seguridad y prevención. Esta estrategia permite una atención más cercana y proporciona beneficios a los pacientes pediátricos, independientemente de su edad, ya que la hospitalización junto a uno de sus progenitores les ayuda en su recuperación y puede acortar su ingreso, según prueban numerosos estudios científicos.

fotografía mano de bebé
22 marzo 2021

En el caso de los bebés prematuros ingresados en Neonatología, los padres pueden permanecer junto a sus hijos el tiempo que deseen. En este supuesto, dada la situación de fragilidad de muchos de ellos por haber nacido antes de tiempo, se permite la permanencia del padre y la madre juntos, siempre que sea posible. La posibilidad de acceso libre, pero supervisado siempre por los profesionales, es favorecida por la circunstancia de que este servicio es el único del país que cuenta con 11 habitaciones de hospitalización individual desde el mes de marzo de 2020, tras una reforma integral que concluyó justo antes de los primeros casos de COVID-19 en el país.

Las plantas de hospitalización de Obstetricia, en las que ingresan los niños nacidos a término, también mantienen su política de puertas abiertas para el padre que puede así acompañar a la madre y su hijo desde el parto. Esta política de acceso también tiene lugar en las plantas de hospitalización de Pediatría, Cirugía Pediátrica y en la Unidad de Cuidados Intensivos y Reanimación Pediátrica, en la que los progenitores pueden acompañar a sus hijos ingresados. 

El Hospital 12 de Octubre ha desarrollado históricamente, casi desde sus inicios, una estrategia de puertas abiertas para favorecer la hospitalización familiar de los niños junto a sus padres, incluso en los meses de la pandemia por la COVID-19.