Harina y trigo

Enfermedad Celíaca

La enfermedad celíaca es una afección causada por el daño al revestimiento del intestino delgado. Este daño proviene de una reacción a la ingestión de gluten. El gluten es una sustancia que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno y la avena, en los alimentos elaborados con estos ingredientes, e incluso en algunos medicamentos. Seguir una dieta sin gluten es el único tratamiento eficaz.

Cómo se trata

Productos sin glutenEl único tratamiento eficaz para la enfermedad celiaca es llevar una dieta estricta sin gluten para toda la vida. 

Los síntomas mejoran a partir de las dos semanas tras la retirada del gluten de la dieta y la mucosa intestinal se recupera a partir de los dos años de tratamiento.

Los intolerantes al gluten pueden optar por consumir:

  • Alimentos que no consistan en o que no contengan entre sus ingredientes ningún cereal con gluten. Por ejemplo: carne, pescado, fruta, tortilla de patata, croquetas de harina de maiz...
  • Alimentos elaborados específicamente para reducir el contenido en gluten. Por ejemplo: magdalenas elaboradas con harina de trigo con contenido reducido en gluten.

En ambos casos, hay que prestar atención al etiquetado del alimento.

Más información sobre alimentos aptos para celíacos

Desde 2014 es obligatorio que los alimentos destaquen en su etiquetado si contienen cereales con gluten.

Las empresas tienen que evitar las contaminaciones cruzadas al elaborar alimentos.

Los enfermos y los padres de pacientes celíacos pueden recurrir a las asociaciones para obtener información y asesoramiento sobre cómo llevar a cabo una dieta correcta y una mejor comprensión de la enfermedad.

 

Dieta sin gluten

Cómo empezar una dieta sin gluten

señora con el carro de la compra mirando la listaUna vez diagnosticada la enfermedad celíaca, el tratamiento consiste en seguir una dieta estricta sin gluten de por vida. Cuando salga de la consulta médica, probablemente su primer impulso sea entrar en una tienda camino a casa y buscar todos los productos sin gluten que haya en las estanterías. Esta tarea que inicialmente puede resultar abrumadora se puede ir resolviendo si organiza el menú para una semana en función de estos alimentos y redacta una lista de la compra para evitar comprar de más una vez que vaya a la tienda.

Al planificar una dieta sin gluten ésta será equilibrada, proporcionando al enfermo celíaco una nutrición adecuada que cubra sus necesidades específicas en energía, agua, vitaminas y sales minerales.

El cumplimiento de la dieta sin gluten conlleva la normalización de los síntomas, así como la reparación de la lesión del intestino. Sin embargo, el consumo de pequeñas cantidades de gluten de forma continuada puede dañar severamente el intestino provocando otras alteraciones y/o trastornos, nada deseables, incluso en ausencia de síntomas.

Al inicio de la enfermedad, en algunos casos, puede aparecer intolerancia transitoria a la lactosa y una malabsorción de grasa que produce su eliminación excesiva en las heces (esteatorrea). En estas situaciones debe realizarse un control de lactosa. Cuando se hayan controlado los síntomas hay que añadir a la dieta leche y productos lácteos de manera progresiva valorando la tolerancia individual.

Como norma general la dieta sin gluten se basará fundamentalmente en alimentos naturales y frescos que en su origen no contienen gluten: leche, carnes, pescados, huevos, frutas,  verduras, legumbres y los cereales permitidos: maíz, arroz, mijo y sorgo, combinándolos entre sí de forma variada y equilibrada.

Se eliminará de la dieta cualquier producto que lleve como ingrediente trigo, cebada, centeno y avena.

El aporte de hidratos de carbono necesario, los celíacos lo pueden obtener del consumo de arroz, maíz, patatas y legumbres, o de los productos especiales denominados «sin gluten» y "muy bajo en gluten" (productos de panadería, repostería y pasta alimenticia elaborados a partir de cereales sin gluten).  

Guía para la selección de alimentos, ejemplo de menú y frecuencia recomendada de alimentos>>

¿Qué ocurre si no llevo una dieta estricta sin gluten?

La ingesta continuada de gluten, incluso en pequeñas cantidades, puede causar graves trastornos y mantiene la lesión de la mucosa del intestino.

No llevar una dieta sin gluten estricta aumenta el riesgo de padecer enfermedades cancerígenas especialmente del aparato digestivo, como carcinomas de esófago, de faringe, de intestino delgado y linfomas no Hodgkin. También  puede producir alteraciones del metabolismo de los huesos, del aparato reproductor (abortos), afectación del bazo, del páncreas, úlceras en el intestino y síntomas del sistema nervioso.

 

Precauciones que debo tomar

Para la elaboración de las comidas sin gluten es importante una correcta manipulación de los alimentos, evitando que los alimentos que contienen gluten contaminen a los que no tienen. Los productos sin gluten se almacenarán en un lugar diferenciado y adecuadamente etiquetados.

mano sujetando una lupaTambién es importante que todos los utensilios de cocina y superficies utilizadas en la preparación estén completamente limpios, para evitar la contaminación cruzada con partículas que contienen gluten.

Es recomendable consumir preferentemente productos sin procesar. Si se consumen productos elaborados, es muy importante comprobar su composición. El gluten puede ser un ingrediente, un aditivo, o bien se ha utilizado por razones tecnológicas del proceso de fabricación. Por todo ello, para consumir estos alimentos con seguridad, es imprescible leer la lista de ingredientes. 

Pueden servir de ayuda las aplicaciones para el teléfono móvil que disponen de un escáner que lee el código de barras de las etiquetas de los alimentos envasados y con la opción de búsqueda por marca comercial para poder identificar su contenido en gluten.