cigarrillo y pulmones

Cáncer de pulmón

Si bien el tabaco es la causa principal, cualquier persona puede desarrollar cáncer de pulmón. El cáncer de pulmón siempre es tratable, independientemente del tamaño, la localización y el grado de diseminación. No obstante, el resultado a largo plazo no es demasiado favorable cuando el estado del cáncer esta más avanzado.

Causas

No se conocen las causas exactas del cáncer de pulmón. La investigación muestra que algunas personas con ciertos factores de riesgo tienen más probabilidad de padecer un cáncer de pulmón. En cualquier caso, el tabaco es el desencadenante más importante (el 90-95% de los casos se dan en fumadores).

Un factor de riesgo es cualquier elemento que hace aumentar la probabilidad de que una persona pueda padecer cáncer, pero la mayoría no son una causa directa. Hay factores de riesgo que pueden controlarse, como el tabaquismo, y otros que no, como la edad y los aspectos hereditarios. En el caso del cáncer de pulmón, se consideran factores de riesgo:

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Pestañas verticales

Tabaco
 

La mayoría de los cánceres de pulmón se producen en personas fumadoras. El humo del tabaco perjudica a las células pulmonares y les provoca un crecimiento anormal. El riesgo de padecer cáncer debido al tabaco aumenta en las personas que fuman mucho o durante mucho tiempo. La exposición regular al humo de los cigarrillos, cigarros puros o pipas, el llamado humo ambiental, también aumenta el riesgo de padecer cáncer de pulmón, aunque la persona expuesta no fume.

Asbesto y otras sustancias
 

Las personas que, en su actividad laboral, están expuestas a sustancias como el asbesto (amianto), el arsénico, el cromo, el níquel, etc., tienen mayor riesgo de padecer cáncer de pulmón. Este riesgo aumenta a lo largo de los años de exposición continuada y aún es mayor en los fumadores. Los equipos de protección para respirar reducen este riesgo.

Radón
 

El radón es un gas radioactivo, que no se ve ni se huele. Se encuentra de manera natural en ciertos tipos de tierra y rocas (granito) y tiende a acumularse en sótanos y cuevas. Las personas que trabajan en minas podrían estar expuestas. Seguir las normas de seguridad ayuda a disminuir este riesgo. En el caso de los fumadores el riesgo aumenta.

Contaminación ambiental
 

La contaminación ambiental puede aumentar ligeramente el riesgo de cáncer de pulmón. Este riesgo es mayor en los fumadores.

Antecedentes familiares
 

Las personas cuyo padre, madre, hermano o hermana han tenido cáncer de pulmón, pueden tener un riesgo ligeramente más alto, especialmente si son fumadores.

Antecedentes personales
 

Las personas que han tenido cáncer de pulmón tienen un mayor riesgo de padecer un segundo tumor.

Edad
 

El riesgo de padecer cáncer de pulmón aumenta con la edad.