Tren

Transportes en vacaciones: viajar con garantías

Como consumidor debe recordar que le amparar unos derechos en caso de que tenga algún problema en los servicios de transporte que contrate en sus viajes, ya sea un avión, tren, un barco o en un autobús.

Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, muchos son los consumidores a los que les apetece planear una escapada o unas vacaciones para visitar a la familia o desconectar conociendo un nueva ciudad. La llegada de la Semana Santa se convierte así en la mejor excusa para organizar una salida de estas características.

Como consumidor debe recordar que le amparar unos derechos en caso de que tenga algún problema en los servicios de transporte que contrate en sus viajes, ya sea un avión, tren, un barco o en un autobús. Además, recuerde que siempre puede presentar una reclamación ante los diferentes organismos y Juntas de Arbitraje de transporte, en caso de retraso, cancelación de su viaje o que no esté de acuerdo con la indemnización ofrecida por la compañía.

Desde el Portal del Consumidor se ofrecen una serie de consejos para viajar tranquilo y sin sobresaltos estos próximos días.

 

Recomendaciones generales

Siempre que adquiera un billete de tren, barco, autobús o avión tiene derecho a recibir una información completa y clara sobre el precio final del mismo, incluyendo todos los recargos por servicios extras, impuestos, tasas o descuentos. Asimismo, recuerde que no pueden cobrarle más debido a su nacionalidad o lugar donde compre el billete.

En caso de retraso o cancelación de los vuelos, viajes en tren, autobús o barco recuerde que tiene derecho a recibir una información adecuada y oportuna en todo momento mientras dure la espera. Si el retraso se alarga en el tiempo o se cancela su viaje, por norma general, puede:

  • Anular el viaje y solicitar el reembolso del billete y, en su caso, el viaje de vuelta a su primer punto de partida, si el retraso le impide cumplir con el propósito del viaje. 
  • Solicitar el transporte a su destino final, en condiciones similares o por medios alternativos en cuanto sea posible y sin coste adicional.
  • En función del tiempo de espera en el retraso de su viaje, tendrá derecho a recibir comida, bebida, alojamiento y comunicaciones.

 

Viajes en barco

Además de los derechos expuestos anteriormente, en los viajes en barco como consumidor de estos servicios tendrá derecho a una indemnización de entre el 25 y el 50% del precio del billete, si el barco se retrasa más de una hora.

Si sufre lesiones durante un viaje en barco tendrá derecho a una indemnización del transportista o su aseguradora, de la misma manera que si le pierden o le dañan el equipaje debido a un accidente marítimo.

Más información sobre normativa europea viajes en barco.

Viajes en tren y autobús

En el caso de los billetes de tren, si tras el retraso, ha elegido seguir el viaje y aceptar el transporte alternativo, al llegar al destino, es posible que tenga derecho a una compensación equivalente entre el 25% y el 50% del billete, si el tren tiene un retraso de entre una o dos horas, o más de dos horas. Además, Renfe amplía las garantías ofrecidas a los usuarios en caso de llegar con retraso al destino

Para los viajes en autobús, la importancia reside en la distancia recorrida. Si son viajes de larga duración, más de 250 km, y el autobús se avería durante el trayecto, el transportista está en la obligación de facilitar otro vehículo que lo lleve a su destino, o bien trasladarle hasta un punto de espera o estación donde sea posible la continuación del trayecto.

Más información sobre normativa europea viajes en tren y autobús.

 

Viajes en avión

En lo referente a las cancelaciones de avión, al igual que en el resto de transportes, el consumidor tiene derecho a compensaciones, a menos que la compañía haya informado de la cancelación al menos con dos semanas de antelación. Tampoco está obligado a pagar compensación un transportista aéreo cuando pueda probar que se debe a circunstancias extraordinarias que no podrían haberse evitado incluso si se hubieran tomado todas las medidas razonables.

La cancelación y el ‘overbooking’ están penalizados, igual que los retrasos:

Distancia 
del vuelo (kms)
Países
intracomunitarios
Países
no intracomunitarios
Reducción del 50% 
si el retraso 
es menor de
Hasta 1.500250 €250 €2 horas
Entre 1.500 y 3.500400 €400 €3 horas
Más de 3.500400 €600 €4 horas

 

Cuando el retraso sea de cinco horas o más, y el pasajero decida no viajar, tendrá derecho al reembolso en siete días del coste íntegro del billete al precio al que se compró, correspondiente a la parte o partes del viaje no efectuada y a la parte o partes del viaje efectuada si el vuelo ya no tiene razón de ser en relación al plan inicial del pasajero. Cuando proceda, además, un vuelo de vuelta al primer punto de partida lo más rápidamente posible.

Si al llegar al aeropuerto no se encuentra el equipaje o estuviera deteriorado el consumidor debe rellenar en el mostrador de la compañía aérea el Parte de Irregularidades (P.I.R.), plasmando su queja y adjuntando el talón de equipaje que le entregaron en el momento de facturar.

Más información sobre normativa europea viajes avión.

 

Coche

Si el viaje que va a realizar es en un coche de su propiedad, es aconsejable que pase por el taller y revise su vehículo antes de iniciar el viaje. Si durante el viaje surge la necesidad de recurrir a una grúa, el consumidor debe saber que puede exigir que le lleve el vehículo al taller que prefiera y que no existe un servicio exclusivo en autopistas: cualquier grúa puede prestarlo. Además, el usuario debe recibir un presupuesto previo, si se va a hacer cargo del coste, o una orden de servicio, si lo va a pagar el seguro.

Si por el contrario, se decanta por alquilar un coche, debe tener en cuenta algunas recomendaciones:

  • Infórmese sobre los requisitos que solicita la empresa. Algunas compañías exigen una antigüedad determinada en el permiso de conducir o una edad mínima.
  • Se debe firmar un contrato con la empresa, donde figuren todos sus datos y los de la compañía, el plazo por el que se alquila el vehículo, la matrícula y el precio.
  • Los precios, que son libres y deben estar expuestos al público, pueden llevar incluidos conceptos como seguros contratados, entrega en un lugar distinto de dónde se ha solicitado, el precio por coste de combustible, etc. El tipo de seguro que suele llevar incluido el precio del alquiler es el de responsabilidad civil o a terceros. Si se desea ampliar la cobertura, se deberá pagar aparte.
  • Es conveniente revisar el estado del vehículo antes de iniciar la ruta con él. Si observa algún desperfecto, exija que conste en el contrato.
  • Asegúrese de que el coche lleva los elementos obligatorios como chalecos reflectantes, rueda de repuesto, triángulos, etc.

 

En algunas ciudades existe un servicio de alquiler de coches por horas para trayectos urbanos por la ciudad. Es conveniente leer cuidadosamente las condiciones de uso del servicio y seguir las mismas recomendaciones que un coche de alquiler.

Además, en los últimos tiempos, se han puesto de moda, gracias a la llamada “economía colaborativa”, las páginas web que ponen en contacto a conductores y pasajeros para compartir un viaje en coche y los gastos derivados de él. Al tratarse de acuerdos entre particulares, debe saber que este tipo de contratos no están amparados por la ley del Consumidor, por lo que antes de utilizar estos servicios, es muy recomendable leer detenidamente los términos y condiciones de la página, para comprobar qué cubre este tipo de servicios y prestar especial atención a cuestiones como que sucede si le cancelan la reserva.