mudanza

Mudanzas: todo lo que hay que saber

Muchas son las empresas que ofrecen sus servicios de mudanzas, tanto a particulares como a empresas, los cuales pueden ir desde la recogida y el transporte hacia el nuevo destino, hasta el embalaje, desmontaje, montaje y transporte de todas las mercancías.

Muchas son las empresas que ofrecen sus servicios de mudanzas, tanto a particulares como a empresas, los cuales pueden ir desde la recogida y el transporte hacia el nuevo destino, hasta el embalaje, desmontaje, montaje y transporte de todas las mercancías.

Las empresas de mudanzas se rigen por la Ley 15/2009, de 11 de noviembre, que regula el contrato de transporte terrestre de mercancías. Es importante, que como consumidor, conozca los derechos y las garantías que deben ofrecer estos profesionales, para evitar contratiempos una vez se haya instalado en su nuevo hogar.

 

Recomendaciones generales

Antes de contratar un servicio de mudanzas, es recomendable solicitar varios presupuestos a diferentes empresas para comparar los precios entre ellas. Se debe tener en cuenta que algunas empresas cobran por elaborar este documento, por lo que conviene preguntarlo antes de solicitar el mismo.

En cualquier caso, todos los presupuestos que le faciliten deben contener una relación de los servicios que se prestarán, su coste, el coste del presupuesto si lo tuviera, y el precio total de la mudanza, especificando si los gastos que generen los trámites administrativos o de permisos que fuera necesario solicitar están incluidos.

Antes del comienzo de la mudanza, tanto el profesional que va a realizar la mudanza como el consumidor podrán exigirse mutuamente, la realización y aceptación de un inventario de bienes a transportar. 

Tiene derecho a recibir un contrato por escrito, en el que se incluya, entre otros, sus datos, los datos de la empresa contratante, la descripción del servicio solicitado, la fecha y el lugar de la mudanza, seguro contra daños, plazos y cuantía de la responsabilidad asumida y el precio total con impuestos. Si existe un presupuesto aceptado por el consumidor, hará prueba de la existencia y contenido del contrato.

Es conveniente que informe a la empresa acerca de si hay circunstancias relevantes para la ejecución correcta de la mudanza, como las condiciones de acceso a su vivienda, para el personal y vehículos de la mudanza. Asimismo, verifique con la compañía la posibilidad de contratar un seguro de responsabilidad civil que cubra los posibles daños a los muebles, enseres y objetos de la mudanza.

 

Día de mudanza

Mudanzas: todo lo que hay que saberLas operaciones de carga y descarga de los muebles y enseres así como el embalaje, el desembalaje y el montaje y desmontaje serán obligación de la empresa de mudanzas, salvo que en el contrato se pacte lo contrario.

En el caso de daños o pérdida de los objetos transportados, la indemnización no podrá suponer para la empresa de mudanzas veinte veces el Indicador Público de Efectos Múltiples (IPREM)/día por cada metro cúbico. En el caso de retrasos con la mudanza, se le indemnizará con una cantidad que no sea superior al precio del transporte.

No obstante, en el contrato puede convenirse, contra el pago de un suplemento del precio del transporte, el valor de las mercancías, que sustituirá al límite de indemnización previsto siempre que sea superior a él.

Para poder reclamar los daños y desperfectos, ha de tener en cuenta lo siguiente:

- Si los daños se perciben externamente, deben quedar reflejados en el mismo momento de la entrega por escrito en el inventario o el contrato que el transportista le entregue. 
- Si los daños no son visibles, podrá reclamar dentro de los siete días laborables siguientes a la entrega.

En cualquier caso, debe saber que para que lo señalado anteriormente sea aplicable, la empresa de transporte debe informarle por escrito, de forma clara y destacada, antes de la entrega, acerca de la forma y plazos en que deberá manifestar estas reservas así como de las consecuencias de su ausencia.

 

Registro de empresas de mudanza y Junta arbitral de transporte

En la Comunidad de Madrid, las empresas de mudanzas tienen la posibilidad de inscribirse en el registro de Empresas de Mudanzas, lo que ofrece una serie de garantías al consumidor, entre las que se encuentran, la elaboración de un tipo de contrato específico. Este debe incluir:

- Un presupuesto  de la mudanza, en el que se incluya el precio de los servicios con el IVA incluido. 
- La realización de un inventario de los bienes que se incluyen en la mudanza, que esté elaborado por la empresa que realice la mudanza o en su caso, el consumidor, pero siempre deberá recoger la firma del transportista.
- En el caso de que la contratación se haga de manera telefónica o electrónica, este tiene que ofrecer las mismas condiciones y garantías que si fuera en soporte papel.

 

Mudanzas: todo lo que hay que saberEs conveniente también, comprobar que la empresa de mudanzas está incluida dentro de la Junta Arbitral de Transporte, un organismo mediador en caso de litigio o falta de conformidad con el servicio prestado. Las Juntas Arbitrales de Transporte tienen competencia en cuestiones tales como el impago del precio del transporte, las averías o extravíos de la mercancía, daños y perjuicios causados por retrasos en la entrega, el incumplimiento de la tarifa contratada o el cálculo incorrecto del peso o volumen del género transportado.

Es un proceso gratuito para el consumidor, por lo tanto es recomendable que escoja siempre empresas que estén sometidas a las Juntas Arbitrales de transporte, como garantía para una ágil y rápida solución a posibles problemas.

 

 

 

Reclamaciones

Compruebe el estado de los objetos trasladados antes de abonar el servicio y exija factura al finalizar la mudanza.

En caso de no estar conforme con alguno de los servicios contratados puede presentar una reclamación solicitando la hoja de reclamaciones a la empresa de transporte y presentándola en cualquier formato en la Junta Arbitral de Transporte o en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, o en la Dirección General de Comercio y Consumo o a través de la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.