mercadillo

Mercadillos o ferias ambulantes: conozca sus derechos

La compra de un vehículo es una de las adquisiciones más meditadas por los consumidores. El Portal del Consumidor de la Comunidad de Madrid le anima a tener en cuenta varios factores cuando se adquiere un vehículo, ya sea nuevo o de segunda mano.

Los mercadillos y las ferias ambulantes son un tipo de venta muy utilizado en las ciudades y los municipios, en especial cuando llega la Navidad. Organizados por los ayuntamientos de las distintas localidades de las Comunidades Autónomas, se convierten en el lugar perfecto donde el consumidor puede, en muchas ocasiones, encontrar productos artesanales y locales que por sus características, son más difíciles de encontrar en grandes superficies o en los establecimientos convencionales.

En la Comunidad de Madrid, puede visitar la Feria- Mercado de Artesanía que tiene lugar en el Paseo de Recoletos hasta el 30 de diciembre. Este año, celebra su 31ª edición, con 163 talleres artesanos participantes, procedentes principalmente de la región, aunque también de otras 11 Comunidades Autónomas.

Como consumidor, debe tener en cuenta cuando visita estos mercadillos o ferias, que le protegen una serie de derechos y que, como en cualquier otra compra que realice, esto incluye el derecho a exigir un recibo de pago, conocer los precios de los productos o pedir una hoja de reclamaciones, en el caso de tenga algún problema.

En el siguiente reportaje conoceremos más de cerca todos los detalles para la compra con garantías en este tipo de lugares, así como sus derechos como consumidor.

 

Qué incluye la venta ambulante

Antes de conocer cuáles son los derechos que el consumidor tiene al adquirir productos en los mercadillos, es conveniente definir y delimitar qué es la venta ambulante. Se considera venta ambulante la realizada fuera de un establecimiento comercial permanente, en lugares debidamente autorizados y para la que se utilizan habitualmente instalaciones desmontables o transportables.

En la Comunidad de Madrid, la venta ambulante está regulada en la Ley 1/1997, de 8 de enero, y esta normativa establece varios tipos:

  • Los mercadillos municipales. Se celebran de forma periódica u ocasional en puestos o instalaciones desmontables, móviles o semimóviles. 
  • Espacios en fiestas populares. Son aquellos que se montan puntualmente en recintos o espacios reservados para la celebración de fiestas populares. 
  • Puestos de carácter ocasional. Situados en enclaves aislados en la vía pública, autorizados únicamente durante la temporada propia del producto comercializado. 
  • La venta ambulante en vehículos con carácter itinerante. En esta categoría estarían incluidos los food trucks, tan de moda en los últimos tiempos.

La Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid gestiona el Registro de Vendedores Ambulantes, donde todos los profesionales que se dediquen a esta actividad deben estar inscritos.

Por su parte, los ayuntamientos son los encargados de determinar el día de celebración del mercadillo y el horario de venta al público y exponer esta información públicamente en un lugar visible del edificio del consistorio y en los alrededores de la zona autorizada para la colocación de los puestos. Además, cada ayuntamiento determinará los artículos cuya venta esté permitida en los mercadillos que se celebran en su término municipal.

En cuanto a los productos perecederos, no se podrán vender productos que incumplan la normativa y que, por sus características y a juicio de las autoridades competentes, conlleven riesgo sanitario, así como están prohibidos, en enclaves aislados de la vía pública, los productos de alimentación no sometidos a procesos de transformación.

 

Derechos como consumidor

Cuando visite uno de los mercadillos o ferias que en los próximos meses se celebrarán en los municipios de la Comunidad de Madrid, recuerde que:

  • Los vendedores ambulantes tienen que tener expuesta, de forma fácilmente visible para el público, la autorización donde consten sus datos personales y su dirección para poder efectuar reclamaciones.
  • Todos los productos expuestos a la venta tienen que tener claramente identificado, con claridad y en rótulos o cárteles donde se lea bien, el precio de venta o precio por unidad de medida.
  • Los vendedores están obligados a entregarle los productos por el precio anunciado y con el peso íntegro solicitado
  • Asimismo, recuerde que siempre tiene derecho a recibir una factura o tique de compra.
  • Todos los productos comercializados deben respetar las normas vigentes sobre envasado, etiquetado, presentación y publicidad, con las especificaciones que marque la normativa específica aplicable en cada caso. 
  • Todos los puestos autorizados para la venta ambulante tienen que tener a disposición de los consumidores hojas de reclamaciones oficiales, que deben estar anunciadas mediante un cartel en una zona visible del puesto.

 

Reclamaciones

En caso de no estar conforme con alguna de las compras realizadas puede presentar una reclamación solicitando la hoja de reclamaciones en el puesto y presentándola en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, o en la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, o a través de Internet.