teatro

Cultura y espectáculos: sus derechos como consumidor

En la Comunidad de Madrid, es la Ley de espectáculos públicos y actividades recreativas, la que regula y garantiza unos derechos mínimos en cada espectáculo.

Entradas para espectáculos y eventos

Siempre que se acude a un espectáculo, ya sea a una obra de teatro, una película en un cine, concierto, evento deportivo, feria o un museo, a los consumidores les amparan una serie de derechos que deben conocer para poder disfrutar de la velada con garantías. En la Comunidad de Madrid, es la Ley de espectáculos públicos y actividades recreativas, la que regula y garantiza unos derechos mínimos en cada espectáculo, entre ellos:

  • Que la representación o espectáculo se desarrolle íntegramente, según se anuncia, cumpliendo con el horario, la forma y las condiciones previstas. 
  • Que tiene derecho a la devolución de todo o parte del precio de la entrada en el caso de que la representación se cancele o modifique y no es por causa de fuerza mayor. 
  • Todos estos establecimientos están en la obligación de poseer hojas de reclamaciones o un libro de reclamaciones a disposición del consumidor que lo solicite. 
  • Además, el teatro debe informar al consumidor sobre si la localidad que va a adquirir tiene una visión reducida.

Junto con los derechos del consumidor, recuerde que cuando acude a un espectáculo, debe tener en cuenta que no tiene derecho de devolución de las entradas, a menos que se cancele o modifique la obra o que se especifique claramente en las condiciones de compra. Asimismo, algunos establecimientos no permiten la entrada una vez comenzada la función, por lo que es conveniente ser puntual en el comienzo de la representación.

Al tratarse de establecimientos privados, los responsables del mismo tienen derecho a ejercer el derecho de admisión e impedir la entrada al recinto. Este derecho debe utilizarse como un instrumento eficaz para impedir la violencia y las alteraciones del normal desarrollo de espectáculos y actividades, nunca como excusa para el ejercicio de la arbitrariedad y la discriminación en unos locales que, por definición, están abiertos a todo el público y no solo a las personas que el responsable decida admitir en cada momento.

En el caso de que compre la entrada a través de internet, recuerde que no es posible el derecho de desistimiento al tratarse de una excepción. Una vez comprado el artículo, excepto en los supuestos de cancelación o modificación, no podrá pedir la devolución del precio de la entrada.

Consumiendo cultura: compras de libros

Si lo que quiere es regalar un libro para celebrar este día internacional, recuerde que es conveniente que se informe si el establecimiento donde va a hacer la compra admite cambios y devoluciones y en qué condiciones. No están obligados a admitirlas, a no ser que el producto esté defectuoso o se anuncie expresamente como condición especial. Si es así, preste especial atención a la fecha límite establecida para realizar estos cambios, para que en el caso de que sea necesaria la devolución no se le pase el plazo para hacerlo.

En el caso de que la compra se efectúe a través de Internet, debe seguir las mismas recomendaciones que con cualquier otro producto. Compre en sitios web seguros (la dirección web empieza por ‘https://’ en lugar de ‘http://’, o en la barra de direcciones del navegador aparece un candado), lea detenidamente las condiciones antes de aceptarlas, conserve toda la publicidad e información, así como el resumen del pago, y procure pagar con algún certificado de seguridad, contrareembolso o a través de servicios de micropagos.

Recuerde que dispone de catorce días naturales para devolver los artículos, sin tener que dar ninguna explicación. En todo caso, únicamente tendría que pagar los gastos que le ocasione enviar el artículo para efectuar la devolución del mismo.

 

Reclamaciones

 

Si el problema tiene que ver con algún incumplimiento de las condiciones, horarios, medidas de seguridad derecho de admisión deberá completar la reclamación en el libro de reclamaciones que deberá tener el establecimiento.

Cada hoja de reclamaciones tiene tres copias: una quedará en poder de la empresa o establecimiento reclamado, y otras dos en poder del consumidor, que deberá presentar una de ellas en el ayuntamiento de la localidad en la que se encuentre el local, recinto o establecimiento, que es el organismo encargado de tramitar este tipo de reclamaciones.

Solamente en el caso de que la reclamación tenga que ver con la publicidad o los precios (si no se corresponde lo que se ha anunciado con lo que después ha sido), se debe presentar la reclamación en la Dirección General de Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid o en cualquier Oficina Municipal de Información al Consumidor.

Para el caso de la compra de libros en un establecimiento, si no está conforme,  puede presentar una reclamación en la Oficina Municipal de Información al Consumidor más cercana a su domicilio, en la Dirección General de Comercio y Consumo o a través de Internet, por la sede electrónica de la Comunidad de Madrid.