El Hospital La Paz implanta el 'piel con piel' del recién nacido con la madre tras cesárea

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

ADEMÁS UN FAMILIAR PUEDE ACOMPAÑAR A LA MADRE EN QUIRÓFANO

El Hospital Universitario La Paz implanta la práctica “piel con piel” entre la madre y el recién nacido tras una cesárea, así como el acompañamiento de un familiar durante la intervención de la paciente en quirófano. Hasta ahora, en el caso de las cesáreas, el piel con piel lo hacía el acompañante con el bebé en la planta, mientras la madre se recuperaba en la Unidad de Reanimación hasta que era pasada a la planta.

28 febrero 2019

El Servicio de Ginecología y Obstetricia, el Servicio de Anestesiología y el Servicio de Neonatología han trabajado conjuntamente en la creación de una guía de buena práctica clínica para estos casos. Además, para que esta procedimiento sea posible, se han acondicionado los quirófanos y se han habilitado tres puestos en la Unidad de Reanimación donde las madres y sus bebés estarán acompañadas por personal de la unidad y un acompañante.

El contacto piel con piel (CPP) temprano, consiste en colocar al recién nacido sobre el torso desnudo de la madre, apenas nace o poco tiempo después, cubierto por una toalla o paño caliente en las dos primeras horas después del nacimiento. Con esta práctica, se busca mejorar el bienestar fisiológico y emocional de los recién nacidos y sus madres, ayudando a una mejor recuperación del estrés del parto.

En ese preciso momento, el recién nacido está en una fase de alerta tranquila, provocada por la descarga de noradrenalina durante el parto, lo que facilita el reconocimiento temprano del olor materno para establecer el vínculo y la adaptación al ambiente postnatal. Además, a este momento, se suman los beneficios que aporta tanto a la madre como al neonato. Algunos de estos aspectos positivos son la regulación de la temperatura corporal, mejora de la respiración y la ayuda a la regresión uterina, entre otros. Pero, sobre todo, es fundamental para facilitar el agarre espontáneo y la lactancia materna.