La Comunidad colabora en la mejora genética del ganado limusín y aumenta su productividad

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
vgv13

La Comunidad de Madrid colabora en la mejora genética ordenada de ejemplares de raza limusín para aumentar la productividad de las explotaciones agrarias madrileñas. Con este objetivo, el consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, ha firmado esta mañana un nuevo convenio de colaboración entre el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) y la Federación Española de Criadores de Limusín (FECL), que permitirá la continuidad de esta colaboración iniciada en 2005.

http://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/personalidades/img_3063b.jpg24892041Convenio limusin
30 enero 2019

Izquierdo ha señalado que el objetivo de este convenio, que se renueva anualmente “es la colaboración activa en la mejora genética de esta raza y en el aumento de la productividad de las explotaciones ganaderas en las que se crían estos animales”. Para ello se seguirá investigando en la producción de dosis seminales de reproductores seleccionados, la realización de testajes selectivos y la subasta de animales testados

Una de las actividades principales en las que se colabora es la evaluación del crecimiento de los sementales y el control de rendimiento cárnico mediante el seguimiento del peso, crecimiento, funcionalidad y morfología de cada individuo. Asimismo se realizan estudios y pruebas de los ejemplares para mejorar la fertilidad de la raza. En este sentido, Izquierdo ha destacado que “para las evaluaciones de productividad y fertilidad ponemos a disposición de la Federación el Centro de Testaje del IMIDRA, con sus dos instalaciones de Aranjuez y Colmenar Viejo, donde se puede evaluar individualmente a un elevado número de ejemplares de ganado”.

 

Centro de Testaje de la comunidad de Madrid

El Centro de Testaje del IMIDRA está dotado de modernos sistemas de alimentación y control, que permiten el testaje de reproductores de ganado vacuno de razas puras de aptitud cárnica. Un chip en cada animal le administra una cantidad determinada de alimento, que relaciona con la ganancia de peso, conociendo así su productividad, teniendo todos los animales las mismas condiciones de manejo y alimentación. Esta información básica, al combinarla con los datos de crecimiento, morfología y funcionalidad, facilita información concreta del índice de ganancia media diaria de peso y del índice de transformación referido a cada animal, que el centro ofrece a los ganaderos para que puedan seleccionar los mejores ejemplares, reduciendo la inversión en alimentación y, por tanto, optimizando sus recursos.

El testaje también permite detectar los ejemplares con alto potencial genético y facilitar a los criadores de ganado información relevante para el desarrollo de su Programa de Mejora Genética y la gestión del Libro Genealógico de la raza, y, de esa manera, valorar los animales para su uso como sementales y la mejora de la producción en la siguiente generación.

Desde la puesta en marcha de las pruebas, que se desarrollan en las fincas del IMIDRA en Aranjuez y en Colmenar Viejo, se han testado más de 2.000 ejemplares, el 89 % de ellos de raza limusín. También se testan animales de charolés y otras razas autóctonas de la Comunidad de Madrid: avileña negra ibérica, berrenda en negro y berrenda en colorado, estas dos últimas en peligro de extinción.

 

Ayudas al sector ganadero

Izquierdo ha recordado “el compromiso del Gobierno regional con los ganaderos madrileños, por el que se han destinado cerca de 3,6 millones de euros en esta  legislatura a la agricultura y la ganadería ecológicas y a las razas autóctonas, en diversas líneas de ayudas económicas“. Estas ayudas, cofinanciadas por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), por la Administración General del Estado y por la Comunidad de Madrid, permiten prestar un necesario apoyo a los ganaderos de la región, así como poner en marcha programas de conservación y mejora genética para mantener estas razas, generando sementales que puedan garantizar su continuidad.