Ecógrafos portátiles para evitar desplazamientos de pacientes en Hospital La Fuenfría

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

PERMITEN REALIZAR DISTINTOS TIPOS DE ECOGRAFÍAS

El Hospital La Fuenfría cuenta ya con dos ecógrafos portátiles dotados de tres sondas cada uno de ellos, de los tipos convex, lineal y sectorial, para cubrir todos las posibles necesidades que pueda presentar el perfil del paciente de estos centros, lo que permite al equipo de facultativos llevar a cabo diagnósticos no invasivos de forma rápida que evitan los desplazamientos a otros hospitales con equipamientos más complejos.

18 enero 2019

Los ecógrafos de los que dispone el Hospital La Fuenfría resultan herramientas diagnósticas de imagen que permiten detectar, en tiempo real y a pie de cama, signos que hacen posible diagnosticar con mayor sensibilidad aunando la imagen obtenida con la historia clínica y la exploración.

Las ecografías en un hospital de media estancia como La Fuenfría ocupan, cada vez más, un lugar relevante como prueba complementaria y, en muchos casos, llega a ser la primera prueba de diagnóstico por imagen utilizada por un clínico. Asimismo, el bajo coste, la ausencia de efectos adversos y la gran capacidad resolutiva convierte esta prueba en una herramienta mucho más eficiente que otras modalidades diagnósticas, como la tomografía computarizada y la resonancia magnética nuclear.

Diagnóstico más rápido y más comodidad para el paciente
Con los equipos incorporados y disponibles en este centro es posible realizar ecografía abdominal, pulmonar, musculoesquelética, ecocardioscopia o doppler vascular, de gran utilidad en el ámbito de la hospitalización para diagnóstico. Asimismo, se permite del abordaje de tratamientos con ciertas enfermedades neurológicas como la distonía, la espasticidad secundaria que padecen algunos pacientes con ICTUS y también el tratamiento del dolor.

Además, con la disponibilidad de los dos equipos portátiles de ecógrafos, el Hospital La Fuenfría pasa a disponer de una mejor accesibilidad a pruebas diagnósticas que evitan traslados innecesarios y que permiten superar la dependencia de otros centros sanitarios a los que con anterioridad se derivaban a los pacientes.

En definitiva, los beneficios para el paciente se enmarcan básicamente en los siguientes aspectos: diagnóstico y tratamiento más rápido; filiación de patología evitando traslados innecesarios; filiación de patología que precise de traslado en menor tiempo; conocimiento del estado hemodinámico del paciente y tratamiento acorde a su situación; y, por último, intervenciones como las punciones guiadas que eviten traslado del paciente a otros centros.