La Comunidad detectó 318 posibles casos de abuso a personas con discapacidad intelectual en 2017

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
anm21

El dispositivo regional PREDEA (Red de Prevención, Detección y Actuación) de la Comunidad de Madrid detectó el año pasado 318 posibles casos de abuso a personas con discapacidad intelectual. Con el objetivo de debatir sobre las posibles situaciones de abuso que pueden sufrir estas personas, la Consejería de Políticas Sociales y Familia ha organizado esta semana para unas jornadas, en las que ha participado el director general de Atención a Personas con Discapacidad, Jorge Jiménez de Cisneros.

http://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/lugares/cam_0005.jpg32162136Centro Ocupacional Ángel de la Guarda de la Agencia Madrileña de Atención Social
17 noviembre 2018

“La red PREDEA de la Comunidad de Madrid tiene como objetivo prevenir cualquier forma de trato indigno o abuso a personas con discapacidad intelectual y, en el caso de que se produzcan estas situaciones, intervenir con rapidez, garantizando la seguridad y el bienestar de las víctimas”, explicó Jiménez de Cisneros.

Con este objetivo, durante 2017 la red ha realizado acciones formativas con 2.232 profesionales, 2.892 personas con discapacidad intelectual y 1.377 familiares, que complementan el trabajo de detección e intervención.

Según los datos presentados en la jornada, en prácticamente la mitad de los 318 episodios abordados desde PREDEA en 2017 se registraron evidencias de abuso o maltrato (154 casos), mientras que 27 casos quedaron descartados y en otros 137 no fue posible alcanzar un nivel suficiente de certeza. En 50 de los casos se presentó denuncia, 36 fueron notificados a la fiscalía y 66 a los servicios sociales, mientras que 53 víctimas recibieron atención médica y siete de cada diez, apoyo psicológico.

En conjunto, un 43 % de todas las actuaciones iniciadas tuvieron origen en hechos sucedidos en el entorno familiar de la víctima y un 31 % corresponden a posibles abusos entre iguales dentro del propio centro. El tipo de abuso más evidenciado es el maltrato físico, seguido del abuso psicológico, el abuso sexual, el abuso material o financiero y el abandono. En prácticamente todas estas situaciones, las mujeres son las víctimas más frecuentes.

Durante el encuentro, profesionales y usuarios de la red gestionada por la Consejería de Políticas Sociales y Familia, que cuenta con más de 12.000 plazas públicas de atención a personas con discapacidad intelectual, han expuesto diferentes buenas prácticas con un denominador común: el empoderamiento de las propias personas con discapacidad intelectual en la defensa de sus derechos.