La Comunidad y el Ayuntamiento comienzan a derribar ‘El Gallinero’ y realojar a sus habitantes

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
ceg25
La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, ha asistido hoy al comienzo de los trabajos de desmantelamiento del núcleo chabolista de ‘El Gallinero’. El derribo de este asentamiento y el realojo de las personas que hasta ahora vivían en él se va a desarrollar gracias al convenio de colaboración suscrito entre la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de la capital
http://www.comunidad.madrid/sites/default/files/img/personalidades/_dsx0049.jpg34402280Gonzalo asiste al inicio de los trabajos de desmantelamiento de las infraviviendas del poblado chabolista
25 septiembre 2018

Esta actuación estará financiada al 50 % entre ambas administraciones e incluye también el acompañamiento social de estas familias para facilitar su proceso de integración en sus nuevos lugares de residencia y la limpieza y restauración de la zona, en la que se sitúa desde hace más de una década uno de los últimos núcleos chabolistas de la capital. Para ello, la Comunidad de Madrid ya ha aprobado un gasto de 1.960.000 euros.

El convenio de colaboración entre la Comunidad y el Ayuntamiento señala que el Consistorio gestionará un primer alojamiento provisional de los habitantes de ‘El Gallinero’ que permita derribar las chabolas y comenzar los trabajos para la restauración del territorio al medio natural. En una segunda fase, la Comunidad, a través de la Agencia de Vivienda Social, adquirirá las viviendas necesarias para realojar a las familias que se le asignen en régimen de alquiler.

Viviendas independientes y alojamientos supervisados
Aunque el censo de población de `El Gallinero´ realizado por la Agencia de vivienda Social señala que en la zona viven alrededor de 150 personas, algunas de ellas han renunciado a participar en la primera fase de realojo que va a realizar el Ayuntamiento, por lo que según el Consistorio esta actuación afectará finalmente a 85 personas. Así, el proceso de realojo de cada familia dependerá de sus características socio-familiares, capacidad económica, arraigo y proceso de inclusión social. En función de estas variables, una de las opciones será la de proporcionar una vivienda independiente para la familia, que tendrá que responsabilizarse de su cuidado y del pago de la renta fijada o de otros gastos habituales.

Por otra parte, en los casos en los que se detecte una mayor necesidad de acompañamiento, se garantizará a estas personas el acceso a una prestación de alojamiento alternativo, temporal y supervisado por los servicios sociales, que colaborarán a su integración en el nuevo entorno. Una vez se constate que este proceso de integración se desarrolla positivamente, se facilitará el acceso de estas familias a una vivienda pública

La consejera también ha querido poner en valor el trabajo de los técnicos de la Comunidad de Madrid, que trabajan desde 2009 en la zona en actuaciones de acompañamiento social que han permitido recopilar y elaborar la información sobre el censo de sus habitantes, “que ha sido la base imprescindible para que hoy podamos empezar a escribir el epílogo de uno de los últimos poblados chabolistas de la capital”.