La Paz participa en un ensayo clínico pionero para prevenir la calcificación de un catéter

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

CADA AÑO SE IMPLANTAN EN ESPAÑA 90.000 DE ESTOS CATÉTERES

El Hospital La Paz junto con otros ocho hospitales de referencia en urología participa en el estudio Doble J,  pionero internacionalmente, para evaluar el uso combinado de un dispositivo médico y un alimento con beneficios para la salud en el control del pH urinario e inhibición de la cristalización, para prevenir la calcificación de los catéteres doble J y reducir el número de complicaciones asociadas al mismo.

19 junio 2018

El ensayo clínico en el que participa el Hospital Universitario La Paz de Madrid a través del Servicio de Urología, incluye el reclutamiento de 105 pacientes que se está realizando conjuntamente en Bellvitge, el Complejo Hospitalario de Santiago de Compostela, la Fundación Puigvert, el Hospital Universitario de Valme de Sevilla, el Hospital Universitario La Fe de Valencia, el Hospital Universitario Rio Hortega de Valladolid, el Hospital Universitario San Cecilio de Granada y el Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Se trata de un estudio multicéntrico, aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo.

El doctor Ramón Cansino, urólogo de La Paz, ha explicado que "los pacientes con catéteres doble J calcificados implican un problema importante ya que no pueden ser retirados o recambiados con facilidad y se ven obligados a sufrir una nueva intervención quirúrgica más agresiva, a veces en otro día, con lo que supone serios trastornos para el paciente y para la organización de la programación de quirófano del hospital". Cada año se implantan en España 90.000 catéteres doble J, aproximadamente un 25% de los cuales conllevan complicaciones.

La calcificación es una las causas comunes, que puede conducir a la obstrucción e incrustación del catéter y a un mayor riesgo de infecciones o la imposibilidad de expulsar la orina. El catéter doble J es un dispositivo tubular, con un diámetro pequeño, de diferentes materiales como la silicona, que se implanta en los pacientes para facilitar el paso de orina del riñón a la vejiga cuando el uréter está obstruido por una piedra u otras causas (malformaciones, trasplante renal, tumores...), así como prevenir dicha obstrucción. El catéter puede llevarse desde unos días, semanas o meses hasta incluso de por vida.

Calcificación de un catéter
La calcificación de un catéter doble J implantado puede convertir su extracción en una intervención muy compleja y de riesgo. Sin embargo, la intervención para extraer el dispositivo sin incrustaciones es muy sencilla y de escasa duración, según el investigador principal del ensayo y jefe de la Unidad de Litiasis del Hospital Universitario de Bellvitge y coordinador nacional del Grupo de Litiasis y Endurología de la Asociación Española de Urología. Los resultados del estudio están previstos para el último cuatrimestre de 2018.