Coordinar niveles asistenciales, clave para diagnosticar y tratar problemas pediátricos

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

70 PROFESIONALES SE ACTUALIZARON EN CUIDADOS DE SALUD INFANTIL

"Lo más importante es la unión y coordinación de todos los niveles asistenciales y estamentos que forman parte de la Pediatría: Atención Primaria, Especializada en el hospital, pero también Atención Temprana y los colegios, y trabajar conjuntamente para detectar cualquier problema de forma precoz, tener un buen diagnóstico e iniciar después el tratamiento lo más pronto posible para obtener el mejor resultado".

23 mayo 2018

Esta máxima, a la que suma "estar actualizados permanentemente, porque cada día hay una novedad", es la recomendación en la que más ha insistido el Dr. Francisco Javier González-Valcárcel, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Infanta Elena y director de las VII Jornadas en Actualización Pediátrica, celebradas recientemente para actualizar a cerca de 70 profesionales en numerosos aspectos del cuidado de la salud de los más pequeños de la casa con el objetivo de optimizarlo.

Así, se abordaron novedades en Dermatología Pediátrica, en la que "hay nuevas técnicas de diagnóstico mucho más rápidas, eficaces e indoloras", precisa el especialista, subrayando la importancia de esta última característica en la población infantil, y se registran también numerosos avances en los tratamientos, que también se prescriben antes. En los niños cualquier avance en el diagnóstico es un gran paso, ya que los problemas de salud son más difíciles de detectar por una cuestión de comunicación y madurez, aunque hay numerosas sintomatologías o "pistas" para detectarlos, como en los bebés, el llanto, la irritabilidad o la taquicardia.

Ningún niño con dolor
Las jornadas dedicaron una mesa de debate bajo el objetivo "Ningún niño con dolor", y se expusieron tanto formas de entretenimiento mientras les realizan determinadas pruebas, como diferentes tratamientos farmacológicos para que ningún niño presente dolor en ningún momento de su estancia en el hospital. Las alteraciones del desarrollo y el aprendizaje acapararon gran parte de la atención y debate, abordando las formas más rápidas para instaurar tratamientos de Atención Temprana y las maneras de agilizar los trámites burocráticos que precisan estos pacientes.

Pubertad ¿patológica?
Si bien enfrentarse a un reto de este tipo representa un momento muy difícil para los progenitores, el paso a la pubertad de los hijos también puede ser para muchos padres sinónimo de quebraderos de cabeza. En este sentido, hay que diferenciar entre un desarrollo normotípico del menor, en el que "la pubertad no es difícil, sino sólo una etapa nueva, que todos hemos pasado, y que hay que entender y atender", y una pubertad patológica, como la considerada precoz -si aparece antes de los 8 años en las niñas y de los 9 en los varones-, "más frecuente ahora que hace años, no sólo por factores genéticos, sino también ambientales.

De la misma forma, pueden aparecer en estos años trastornos físicos que deben detectarse lo antes posible, para saber cuándo hay que desviar un caso del primer nivel asistencial al segundo, por ejemplo, para un estudio por Endocrinología Infantil, y para no retrasar ni perjudicar el desarrollo del niño. Algo similar pasa con los problemas ortopédicos infantiles, donde el diagnóstico precoz de cualquier alteración osteomuscular de un menor, , resulta fundamental para aplicar lo antes posible el tratamiento, ya que "cuanto antes se inicie menos cruento es y mejor pronóstico tiene", por lo que las jornadas se han centrado en este punto en la Atención Primaria.

Actualizaciones en RCP que pueden salvar vidas
Se abordó también la resucitación cardiopulmonar (RCP), que está constantemente en evolución en cuanto a métodos, medicación, formas, etc,  pequeños detalles, que pueden salvar una vida si son conocidos por adultos y a niños en un momento de crisis hasta que llega el personal sanitario. A este respeto, el Dr. González-Valcárcel recordó que, aunque la base de la técnica es la misma, la estructura cardiaca o pulmonar de un menor y un adulto es distinta, por lo que su aplicación también debe serlo, y hay que conocer las diferencias para "saber hacerlo mejor" y ser así eficaces.

Finalizaron las jornadas analizando y poniendo en común los muchos aspectos éticos a debate en los ámbitos de los tratamientos, las transfusiones, y también de la alimentación, especialmente en lo que se refiere a diversas tendencias actuales (de adelgazamiento, dietas vegetarianas…), y se ofrecieron consejos y formas de actuación para "preservar siempre el bien del menor".