IMDEA Alimentación lleva a cabo un estudio sobre obesidad infantil

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

EN 6 COLEGIOS DE LA COMUNIDAD DE MADRID

IMDEA Alimentación, bajo la coordinación de las direcciones generales de Educación Infantil, Primaria y Secundaria y de Universidades e Investigación, está llevando a cabo un estudio sobre la obesidad infantil en 6 colegios de la Comunidad de Madrid con el fin de diseñar estrategias de prevención y tratamiento de esta enfermedad.

16 junio 2017

La obesidad infantil es un problema de salud pública mundial. Su asociación con otras enfermedades, tanto en la niñez como en la vida adulta, así como su elevada prevalencia hacen que sea imprescindible intervenir.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el número de niños menores de 6 años de edad con sobrepeso y obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 42 millones en 2013 y en 2025 se espera alcanzar la cifra de 70 millones si se mantienen las tendencias actuales (OMS, 2014). En lo que respecta a España, y de acuerdo al estudio ALADINO (Estudio de Vigilancia del Crecimiento, Alimentación, Actividad Física, Desarrollo Infantil y Obesidad en España, 2015) el 41,3%1 de los escolares entre 6 y 9 años padecen obesidad o sobrepeso.

Dentro de los principales factores que determinan la obesidad podemos hablar de los factores ambientales, como son la alimentación y el ejercicio físico, y también de los factores genéticos. Se estima que los factores genéticos pueden llegar a explicar entre el 40% y 70% de las diferencias poblacionales en el Índice de Masa Corporal (IMC). Una de las variaciones genéticas más estudiadas es la de los polimorfismos de un solo nucleótido (por sus siglas en inglés SNPs), variaciones genéticas producidas por sustituciones de un solo nucleótido en la secuencia del genoma. Los SNPs son muy numerosos y una gran cantidad se asocian al desarrollo de obesidad, siendo responsables de la diversidad en el aspecto físico entre los individuos, de las diferencias en la respuesta a fármacos, así como de la predisposición a enfermedades. El efecto de algunos SNPs asociados a la obesidad sobre el incremento del IMC se ha observado ya a partir de los 7 años de edad.

En este contexto el objetivo del estudio que ha puesto en marcha IMDEA Alimentación, es identificar en niños de primero y segundo de primaria su propensión genética a la obesidad, y evaluar si su detección precoz junto a acciones de salud específicas pueden prevenir su desarrollo.

El estudio, que comenzó el pasado mes de marzo con unos 300 escolares de 6 o 7 años de 1º de Educación Primaria, finalizará en 2021 cuando estos alumnos alcancen la edad de 10 u 11 años.

Durante este periodo se evaluará el estado nutricional de los alumnos, incluyendo determinaciones genéticas, que permitirán tanto una evaluación inicial como acciones posteriores para promover un estilo de vida saludable.

Las familias participantes recibirán recomendaciones nutricionales y de estilo de vida para llevar a cabo dentro de su hogar y que también podrán ser de aplicación en los comedores escolares de los centros.
"Mediante una sensibilización correcta de padres y educadores se puede conseguir en gran medida combatir la obesidad infantil, incluso para niños que son propensos a la obesidad", sostiene Guillermo Reglero, director de IMDEA Alimentación.