El Clínico estudia si las células madre reparan el daño cerebral tras un ictus

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

EL OBJETIVO ES MINIMIZAR LAS SECUELAS DEL INFARTO CEREBRAL

El Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico San Carlos que dirige el doctor Juan Antonio Barcia está tratando las secuelas del ictus isquémico con células madres mesenquimales (derivadas del tejido adiposo) que se inyectan en las zonas periféricas de la lesión para minimizar las secuelas sufridas por el paciente. Este estudio pertenece al proyecto de Red de Terapia Celular (TerCel) del Instituto Carlos III en el que colaboran 33 grupos de investigación. 

21 abril 2017

Los pacientes candidatos a participar en este estudio deben cumplir una serie de requisitos: tener entre 25 y 80 años, haber sufrido un infarto cerebral por isquemia (falta de riego) en la zona de la arteria cerebral media, estar en una situación estable de entre seis y 18 meses de evolución tras el ictus, entre otros.

Hasta la actualidad este equipo de neurocirugía del Hospital Clínico San Carlos, en colaboración con neurólogos, rehabilitadores, radiólogos y especialistas en Medicina Nuclear, ha realizado seis procedimientos de este tipo, en los que se han evidenciado ligeras mejoras en algunas de las secuelas producidas por el ictus.  Asimismo, en las resonancias cerebrales de control posquirúrgico no se han evidenciado lesiones secundarias a la implantación, ni se han experimentado efectos secundarios con la terapia celular a los 12 meses de seguimiento.  

Procedimiento de alta precisión
Este procedimiento de alta precisión, que ha sido aprobado por el Comité de Bioética del Centro, y por la agencia española del medicamento y tecnologías sanitarias (AEMTS) permite colocar las células en el interior del cerebro con una alta precisión gracias a una técnica llamada estereotaxia.  “Es posible realizarla con anestesia local y sedación leve y con un único agujero en el cráneo, lo que reduce enormemente el riesgo quirúrgico”, afirma el doctor Barcia. 

Una vez localizada la lesión y planificadas las trayectorias con resonancia magnética cerebral, se administran las células madres derivadas de la grasa a través de una cánula de biopsia cerebral, en varias trayectorias, tanto en el tejido sano adyacente a la lesión, como en el interior de la zona infartada crónica. Todo este procedimiento se realiza con el apoyo de las imágenes generadas por el neuronavegador. 

Ictus: primera causa de invalidez
En España ocurren cada año alrededor de 125.000 ictus, siendo la primera causa de invalidez permanente en adultos y la segunda causa de demencia, constituyendo uno de los principales problemas sanitarios de los países desarrollados. Uno de los retos más importantes con el que se encuentran los profesionales sanitarios, consiste en paliar las graves secuelas neurológicas consecuentes a una lesión cerebral, traumática, vascular o tumoral.