El Hospital Clínico estudia los riesgos de practicar deportes de ultrarresistencia

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

EN LAS PRÓXIMAS PRUEBAS DE PEÑALARA Y VITORIA GASTEIZ

En los últimos años han surgido con fuerza, dentro del ámbito de las carreras, competiciones de ultrarresistencia, como las pruebas de montaña denominadas ultra trails, donde los participantes tienen que salvar grandes distancias y desniveles, o el triatlón más exigente denominado Ironman, en el que los deportistas tienen que nadar 3,86 kilómetros, recorrer en bicicleta 180 kilómetros y correr 42,2 kilómetros.

03 abril 2017

Muchos consideran a estas pruebas como los deportes más duros y difíciles de todas las disciplinas. Para competir en estas distancias, los atletas deben entrenar duramente durante meses, cubriendo grandes distancias a la semana durante un mínimo de uno o dos años, tanto a nivel amateur como profesional. Uno de los principales riesgos a los que se enfrentan al realizar estos esfuerzos extremos es la hiponatremia, que consiste en un trastorno hidroelectrolítico producido por una baja concentración de sodio en sangre.

Cuando el sodio baja pueden aparecer náuseas, letargia, calambres musculares y dolor de cabeza. Hay muchas causas que llevan a la condición de hiponatremia, pero la que interesa principalmente a estos atletas de larga distancia es la que aparece por dilución al haber bebido demasiado, es decir, por haberse sobrehidratado, y también por la pérdida de sodio por el sudor durante este ejercicio prolongado.

Esta combinación se denomina hiponatremia inducida por el ejercicio, y es la complicación médica más común y peligrosa en maratones, ultramaratones, ultra trails y en los Ironman, ya que el sodio tiene un papel fundamental en la transmisión del impulso nervioso, en la contracción muscular, en el equilibrio ácido-base y en el mantenimiento del volumen y de la osmolaridad plasmática.

Datos pre y post carrera
Por este motivo el doctor Diego López de Lara, del Servicio de Pediatría del Hospital Clínico San Carlos y asiduo participante en este tipo de pruebas, ha decidido estudiar la prevalencia de hiponatremia mediante su análisis en plasma, así como otros factores analíticos de estatus hídrico, cambios de peso corporal, pre y post carrera, y analizar su relación con la estrategia de hidratación elegida por el atleta, en un evento de ultrarresistencia. 

Para ello ha elegido el Gran Trail de Peñalara y el triatlón Internacional de Vitoria Gasteiz, que se celebraran en los próximos meses de junio y julio, respectivamente,  “por ser de las pruebas deportivas más duras y prestigiosas del mundo y por su perfecta organización ya que colocan sus avituallamientos de hidratación según la recomendación internacional actualizada en el último consenso de hiponatremia inducida por ejercicio 2015, en el van a participar deportistas de más de 30 países”, tal y como afirma el doctor López de Lara. 

“La recomendación vigente del Third International Exercise-Associated Hyponatremia Consensus Development Conference 2015, es que los atletas deben beber en función de la sed. Pero la mayoría ingiere líquidos utilizando estrategias condicionadas solo a evitar la deshidratación, como beber a ritmos preestablecidos sin sensación de sed”, añade López de Lara.