Donamos 234 variedades de vides de la colección del IMIDRA al Real Jardín Botánico

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

EL IMIDRA CONSERVA MÁS DE 3.500 VARIEDADES

La Comunidad de Madrid ha donado 234 variedades de vides al Real Jardín Botánico, que serán plantadas en el emparrado donde originalmente figuraban ejemplares que han ido desapareciendo a lo largo de los años. El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha sido el encargado de hacer entrega de las plantas, procedentes de la colección que posee el IMIDRA en su finca El Encín.

24 marzo 2017

Entre las vides cedidas hay 63 variedades minoritarias de vinificación, muchas de ellas en peligro de extinción; 17 de vinificación extranjera, 49 variedades de uva de mesa tradicionales y también algunas más modernas de sabores especiales, 83 variedades cultivadas en España y, por último, 22 porta injertos que evitarán una posible plaga de filoxera.

Muchas de estas variedades llegaron precisamente desde el Botánico a la finca El Encín (Alcalá de Henares) en 1951 para completar su colección y ahora, con el paso del tiempo y gracias a los cuidados del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario permiten reponer las vides que la institución botánica ha ido perdiendo por la edad de las cepas. En el año 1998 ya se hizo una primera entrega, que se amplía hoy para completar la plantación histórica del Botánico.

La mayor colección de vides de España
La colección de vides que posee el IMIDRA en su finca El Encín cuenta con más de 3.530 ejemplares, que la convierten en la mayor y más antigua de toda España y la tercera del mundo. La colección se complementa con el Banco de Germoplasma de Vid que también gestiona el IMIDRA.

La Comunidad de Madrid ha contribuido con esta colección a la restauración de lugares históricos como la Alhambra de Granada, la Escuela de la Vid, algunas colecciones extranjeras de Portugal, Francia y Alemania y también empresas particulares de España. Además, la labor de investigación que desarrollan los técnicos del IMIDRA ha permitido evitar la desaparición de variedades autóctonas importantes para producir vinos de gran calidad y garantizar al mismo tiempo las variedades permitidas en las Denominaciones de Origen de los vinos de la región.