El Clínico San Carlos humaniza la atención a sus pacientes neurooncológicos

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

OCUPÁNDOSE DE ASPECTOS EMOCIONALES Y DE LA CALIDAD DE VIDA

Oncólogos médicos y radioterápicos, anatomopatólogos, radiólogos, rehabilitadores, neurocirujanos y psicólogos del Hospital Clínico San Carlos participan en un proyecto de humanización en los tratamientos de los pacientes con tumores cerebrales. Además de abordar el resultado del tratamiento del paciente se ocupan de los aspectos emocionales y su futura calidad de vida.

20 diciembre 2016

El consejero de Sanidad, Jesús Sánchez Martos, ha inaugurado una especial Sesión Clínica a la que han asistido profesionales de los servicios implicados en el tratamiento, así como los propios pacientes y la Asociación de Afectados por Tumores Cerebrales en España (Asate). "Al paciente hay que decirle siempre la verdad, pero hay que conocer en qué dosis y cuándo", explicó el consejero.

En esta sesión se han abordado seis casos clínicos presentados por diferentes expertos sobre cirugía funcional, plasticidad, atención psicooncológica, rehabilitación, aplicación de mindfulness y participación de los pacientes.

Desde el Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico San Carlos se ha desarrollado un protocolo de atención psicooncológica a los pacientes con tumor cerebral. Se han fijado sesiones de meditación (mindfulness) para reducir su ansiedad y mejorar otros aspectos emocionales. 

 "Existe una fase de acogida del paciente tras el diagnóstico en el que se presenta el equipo asistencial tanto al paciente como a su familia y se asegura que se cubrirán las necesidades físicas y psicológicas", cuenta el doctor Juan Antonio Barcia, jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital Clínico y catedrático de esta especialidad en la Universidad Complutense de Madrid.

Fase de evaluación
A continuación comienza la fase de evaluación en la que se estudia tanto la parte médica como el perfil psicológico del pacientes así como sus necesidades emocionales y sociales. "Es muy importante en esta etapa la evaluación neuropsicológica para identificar los déficits no detectables en la exploración neurológica", expone el doctor Barcia.

El Comité de Tumores Neurooncológicos del centro, del que forman parte todos los servicios médicos y quirúrgicos que tratarán a este tipo de paciente, se ocupa de poner en común todos los riesgos, beneficios y recomendaciones.

Tras ello, el paciente junto con su médico tomarán la decisión de las opciones disponibles para tratar su caso. "Una línea importante es la preservación de las funciones neurológicas y neuropsicológicas durante la intervención quirúrgica; de este modo se opera muchas veces al paciente despierto", añade Barcia. Este Servicio de Neurocirugía está trabajando en un proyecto para trasladar áreas elocuentes del cerebro estimulando la plasticidad y así evitar que los pacientes tengan afectación del habla o del movimiento.

Tras la intervención quirúrgica del paciente comienza el tratamiento radioterápico y quimioterápico, además de la rehabilitación física y del lenguaje. Es en esta fase en la que se han comenzado a aplicar sesiones de meditación (mindfulness) para reducir la ansiedad y mejorar la atención consciente.