El Clínico reduce a 48 horas el ingreso de las pacientes a las que se realiza cesárea

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

FAVORECIENDO EL CONTACTO PRECOZ CON SU RECIÉN NACIDO

Hasta la fecha, la recuperación de la madre después de una cesárea requería la permanencia en el hospital entre 3 y 4 días, casi el doble de lo que se necesita para un parto normal. Los obstetras y anestesiólogos del Hospital Clínico han realizado un protocolo de actuación postcesárea, que está permitiendo reducir a 48 horas la estancia hospitalaria de 450 pacientes anuales a las que se les realiza este tipo de intervención en el centro. 

28 junio 2016

El Hospital Clínico San Carlos atiende una media de 1.900 partos anuales, de los que alrededor de un 25% finalizan mediante cesárea, teniendo en cuenta que un 5% de las mismas son realizadas en pretérminos al ser centro de referencia. Los tiempos de hospitalización de estas intervenciones se convierten en un verdadero obstáculo para el establecimiento de la lactancia materna y para el desarrollo del vínculo madre-hijo. 

Con el objetivo de subsanar estos obstáculos, el Instituto de la Mujer del Clínico se propuso mejorar y acelerar la recuperación de la paciente, favoreciendo el contacto precoz con su recién nacido, disminuyendo los costes hospitalarios innecesarios y sin aumentar el número de complicaciones, velando en todo momento por el bienestar de la paciente.   

Buenos resultados sin aumento de complicaciones
Para testar este programa, en el año 2015 el Servicio de Obstetricia realizó 109 cesáreas electivas,  y dados los resultados tan satisfactorios, este centro hospitalario madrileño decidió instaurarlo en casi todas las cesáreas realizadas a partir de enero de 2016.  Además, se establecieron unos criterios de inclusión y unas  pautas para el manejo de estas pacientes, desde la finalización de la intervención en el quirófano, pasando por su estancia en la Unidad de Recuperación Post- Anestesia (URPA), planta de puerperio, hasta su alta hospitalaria.

En estos criterios de selección se han incluido las cesáreas electivas, cesáreas intraparto y cesáreas urgentes, realizadas con anestesia epidural donde el tratamiento es a través del catéter ,anestesia intradural (raquídea) con  bloqueo del plano transverso adbominal bilateral ecoguiado ,o anestesia general, quedando excluidas de este protocolo de 48 horas, todas las cesáreas en las que se producen lesiones de órganos vecinos durante la intervención: aparato digestivo o urológico; complicaciones post-quirúrgicas, complicaciones médicas/obstétricas (corioamnionitis, preeclampsia, eclampsia, diabetes de difícil control, cefalea post-punción dural), o hemorragias.

Tiempos más cortos
Además de los obstetras, en este protocolo han participado anestesistas, enfermeras de la planta de hospitalización de Ginecología y Obstetricia y matronas que propusieron unos criterios y algoritmos  para conseguir disminuir los tiempos de todo el proceso. Así se ha establecido la retirada del catéter epidural y la sonda vesical a las dos horas post-cesárea en la Unidad de Recuperación, pasando la paciente a planta donde se inicia la lactancia materna.

A las seis horas se inicia tolerancia a líquidos, retirando sueroterapia intravenosa e iniciando la deambulación de la madre, manteniendo la analgesia intravenosa 24 horas.  A las 24 se procede a la retirada del apósito de la herida quirúrgica, iniciando la analgesia vía oral y finalmente a las 48 horas se da el alta a la paciente.