El Infanta Leonor usa un nuevo dispositivo cardiaco compatible con resonancia

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

POR PRIMERA VEZ EN LA COMUNIDAD DE MADRID

El Hospital Universitario Infanta Leonor ha sido el primer centro de la Comunidad de Madrid en implantar un nuevo dispositivo cardiaco compatible con resonancia magnética. Se trata de un sistema de desfibrilador con resincronización cardíaca, una especie de marcapasos destinado al tratamiento de los pacientes con insuficiencia cardiaca avanzada que ayuda a mejorar la función de bombeo del corazón.

08 junio 2016

Con ello, mejoran los síntomas de la patología, se previenen ingresos, y aumenta la esperanza y calidad de vida de estos enfermos. Concretamente, el Servicio de Cardiología de este hospital público de la Comunidad de Madrid, situado en el distrito de Villa de Vallecas, ha aplicado ya esta nueva terapia a cuatro pacientes, de entre 65 y 80 años de edad, que padecen insuficiencia cardiaca avanzada y tienen el corazón muy dilatado.

Las intervenciones fueron realizadas por los cardiólogos Ana Sánchez Hernández, Álvaro Estévez Paniagua y Sem Briongos Figuero con el apoyo de las enfermeras Celia Hijosa del Viso y Delia Heredero Palomo, y las auxiliares de enfermería Mª Ángeles Pérez Muñoz y Milagros Cuesta Ramírez..

El tratamiento de resincronización cardiaca no sólo funciona como un marcapasos sino que recoordina el latido de los dos ventrículos estimulándolos simultáneamente y, en concreto, mejora la contracción del izquierdo. Esto incrementa la eficiencia global del corazón.

Positivo para los pacientes

La compatibilidad de este nuevo dispositivo con la realización de resonancias magnéticas en cualquier parte del cuerpo es muy positiva para estos pacientes, pues muchas veces precisan someterse a esta prueba por indicación bien de su cardiólogo o de otros especialistas.

Hasta ahora, los enfermos portadores de desfibrilador con resincronización cardíaca no podían hacerse una resonancia magnética para diagnosticar patologías como cáncer, ictus o la enfermedad de Alzheimer, porque el dispositivo directamente no era compatible o por el peligro al que se exponía el paciente.