Un estudio del Marañón indica tratar infartos con células madre de segunda generación

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

LIDERA UNA ALIANZA INTERNACIONAL EN TERAPIA CELULAR CARDIACA

El XIII Simposio de Terapia Celular e Innovaciones Cardiovasculares del Hospital Gregorio Marañón ha reunido a los mayores expertos del mundo en regeneración cardiaca. Se ha presentado un estudio del Marañón que indica la necesidad del uso de células madre de segunda generación para tratar los infartos. El centro también ha conseguido sembrar pequeños fragmentos de matriz con células madre con actividad eléctrica ordenada.

12 mayo 2016

El Servicio de Cardiología del Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha publicado en la Journal of the American College of Cardiology el primer estudio que mide la eficacia real de estos tratamiento basados en inyectar células madre en corazones infartados. El trabajo denominado TECAM-2 se ha presentado en el XIII Simposio de Terapia Celular e Innovaciones Cardiovasculares que organiza el centro y que reúne a los mayores expertos internacionales, convirtiéndose en el más importante del mundo en esta materia.

En esta investigación se utilizó tanto la inyección directa de células mononucleares de la médula ósea en la arteria coronaria responsable del infarto agudo de miocardio, como su salida a la circulación periférica desde la médula ósea con inyecciones subcutáneas de factor estimulador de colonias de granulocitos para que viajen hasta el corazón y aniden en el tejido cardíaco lesionado, así como una combinación de ambos tratamientos. Para valorar la eficacia de los tres tratamientos se midió con resonancia magnética la función de bomba o fuerza del corazón mediante la llamada fracción de eyección, y las dimensiones del ventrículo izquierdo mediante el llamado volumen telesistólico al año del tratamiento.

Aunque el resultado fue que ninguno de los tres grupos demostró una mejoría de ambos parámetros en comparación con el tratamiento estándar, en el estudio sí se ha demostrado que estas estrategias reducen un 5% el tamaño de la cicatriz que perdurará durante el resto de la vida del paciente en su corazón, y eso tiene implicaciones pronósticas favorables.

Asimismo, se confirma que son necesarios estudios con otros tipos celulares más potentes, - las llamadas “células madre de segunda generación”  (modificadas genéticamente o mediante una serie de factores)-,  y con mayor número de pacientes, para demostrar diferencias clínicas reales en los pacientes con infarto agudo de miocardio, ya que los tratamientos habituales ya ofrecen unos resultados de supervivencia y calidad de vida muy buenos.

Coordinación internacional
Para poder realizar este tipo de estudios será necesaria la colaboración estrecha de todos los grupos investigadores a nivel mundial, como la iniciativa TACTIS (Transnational Alliance for Regenerative Therapies in Cardiovascular Syndromes), coordinada por el doctor Francisco Fernández-Avilés, jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, que cuenta con el auspicio de la Sociedad Europea de Cardiología entre otras sociedades científicas, y que se constituye una alianza de los mejores grupos del mundo en regeneración cardiovascular con el objetivo de planificar la investigación en este campo de la medicina durante la próxima década.

En este encuentro se han repasado los resultados del Hospital Gregorio Marañón en una de sus principales líneas de investigación, la recelularización cardiaca. Los investigadores del Servicio de Cardiología ya han logrado sembrar pequeños fragmentos de matriz con células madre y desarrollar en el laboratorio muestras de tejido cardiaco con propiedades similares a las del propio corazón, es decir, con actividad eléctrica ordenada y contracción adecuada.