La Comunidad invierte en la comunicación entre los servicios de emergencias

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

EL SISTEMA APROVECHA LA RED DE CANAL ISABEL II GESTIÓN

El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy un gasto de 7,2 millones de euros para financiar, en 2016, la red digital de telefonía móvil que usan los servicios de emergencia, seguridad y rescate de la Comunidad. En concreto, busca financiar 5.369 terminales para las distintas unidades que usan este sistema de comunicaciones propio: BESCAM, Cuerpo de Agentes Forestales, Bomberos, SUMMA y el Centro de Emergencias 112.

15 diciembre 2015

Este sistema garantiza que los servicios públicos de emergencia, seguridad y rescate puedan actuar de manera rápida, coordinada y eficaz ante cualquier eventualidad. La red es independiente de las que usan el resto de usuarios, lo que evita el colapso que puede generarse en situaciones extremas, como sucedió tras los atentados del 11-M en Madrid.

Este servicio de telefonía móvil en grupo cerrado de usuarios con tecnología digital, (conocido como Trunking Digital), tiene como base la red móvil terrestre de Canal de Isabel II Gestión. Esta red es la que Canal usa para la gestión y recepción de datos de sus instalaciones e infraestructuras, ubicadas en distintos puntos de la Comunidad.

Un centenar de repetidores
El sistema que utilizan las unidades de emergencias dispone de 102 estaciones base de radio o repetidores que se encuentran en las torres de comunicación de las infraestructuras de Canal de Isabel II y que están interconectadas a través de su red de telecomunicaciones. Los terminales de usuario o radioteléfonos, por su parte, facilitan un establecimiento de llamadas con rapidez y con unas conexiones seguras y encriptadas. También permiten la localización por GPS, la consulta de bases de datos o la integración con otras redes.

La puesta en marcha de este sistema de comunicaciones se acordó en octubre de 2010 y se decidió encomendar su implantación y gestión a Canal de Isabel II, por un periodo de 15 años, al entender que era la opción más económica de las posibles y la alternativa de instalación más rápida.