El Hospital Universitario Santa Cristina cuenta con un tratado de Obstetricia del año 1756

http://www.comunidad.madrid/sites/all/themes/drpl/logo.pngComunidad de Madrid
cms-sys-admin

IMPORTANTE APORTACIÓN DEL SIGLO XVIII A LA OBSTETRICIA

El Hospital Santa Cristina cuenta con un tratado de obstetricia del año 1756. Bajo el título Libro Nuevo: nuevo y natural modo de auxiliar a las mujeres en los lances peligrosos de los partos, sin operación de manos ni instrumentos, la obra, que es la más antigua de la biblioteca del Hospital, fue impresa en Pamplona, en abril 1756, por el editor y librero Pascual Ibáñez.

http://www.comunidad.madrid/sites/default/files/libro_antiguo.png19201322
29 septiembre 2015

El tratado, que constituye una de las aportaciones más importantes a la Obstetricia española del siglo XVIII, propone mejoras en la formación de los cirujanos en esta materia, y explica las diferentes fases del desarrollo fetal, junto con asuntos deontológicos y legales. Asimismo, ofrece una meticulosa descripción anatómica del aparato genital femenino y su funcionamiento, y detalla los procedimientos a seguir si se presentaran complicaciones en el parto.



Además, el tratado defiende el no acelerar el parto y propone evitar cualquier maniobra obstétrica que no fuera completamente necesaria, huyendo así del excesivo intervencionismo, tan de moda en la época. Al final de la obra se mencionan varios casos reales en los que intervino el propio autor y que corroboran sus principios.



El escritor del libro fue Babil de Gárate y Casabona, médico español formado en Zaragoza, que ejerció como cirujano en el Hospital Real de Santiago de Compostela. Más tarde hizo lo propio en Pamplona, donde escribió esta obra, que dedicó a Miguel de Borbón y Berné, entonces catedrático de anatomía y médico del Rey, y una de las figuras más relevantes de la medicina aragonesa del siglo XVIII.



Seis maravedís por pliego

El libro consta de 176 páginas. De ellas, 156 conforman el tratado y en las 20 restantes, que están sin numerar al inicio de la obra, se incluye la dedicatoria a Don Miguel de Borbón y la concesión de las licencias necesarias para superar la censura de las autoridades de la época. También figura la autorización, por un periodo de 10 años, para que Babil de Gárate pudiera vender su obra a razón de seis maravedís por cada pliego, una fe de erratas que detecta dos fallos en el tratado, un prólogo y el índice de los capítulos en los que se divide el libro.



Una vez concluido el tratado y ante la imposibilidad técnica de modificarlo, el autor consideró necesario ofrecer una serie de explicaciones y matizaciones adicionales sobre diversos capítulos escritos anteriormente. Textualmente dice “aunque hasta aquí he hablado con mucha claridad a las comadres a quienes pretendo instruir, creo que se necesita añadir algunas cosas aclaratorias”.



El Hospital Santa Cristina nació como Escuela de Matronas y Casa de Salud en 1924 y fue inaugurado por sus Majestades el Rey Alfonso XIII y la Reina Victoria Eugenia. En un principio este centro hospitalario tenía por finalidad el “alivio de mujeres desvalidas y enseñanza teórica y práctica de Matronas”, en una época en la que la asistencia al parto se realizaba fundamentalmente por comadronas en el domicilio de la parturienta.



Por esa razón se dice que la Reina pretendía inducir, y con buen criterio, a que toda la sociedad adoptase la costumbre de acudir a una maternidad para tener sus hijos. A tales efectos solicitó la ayuda de la nobleza y les pidió a las mujeres embarazadas que acudieran a la Casa de Salud con la fundada esperanza que el resto de la población siguiera el ejemplo.