.

Madrid Ahorra con Energía

Secciones

La energía es hoy en día un bien esencial en nuestras vidas. Nos hemos acostumbrado a atravesar grandes distancias en cómodos vehículos, a controlar la temperatura que nos rodea tanto en invierno como en verano o a conseguir iluminar nuestras viviendas y oficinas con un simple clic de un interruptor. Sin embargo, rara vez nos planteamos cómo es posible que todas estas maravillas funcionen o de dónde sale la energía que utilizamos para lograrlo.

La energía es hoy en día un bien esencial en nuestras vidas. Nos hemos acostumbrado a atravesar grandes distancias en cómodos vehículos, a controlar la temperatura que nos rodea tanto en invierno como en verano o a conseguir iluminar nuestras viviendas y oficinas con un simple clic de un interruptor. Sin embargo, rara vez nos planteamos cómo es posible que todas estas maravillas funcionen o de dónde sale la energía que utilizamos para lograrlo.

Aunque cuando nos referimos a las fuentes de energía podemos estar hablando de un gran número de cosas, los recursos energéticos que consumimos en los países occidentales son básicamente cuatro: los derivados del petróleo, el gas natural, las fuentes de energía radiactiva y el carbón.

Como puede comprobarse revisando los informes internacionales que existen sobre la materia, de estos cuatro recursos, las reservas existentes de los dos más usados (derivados del petróleo y gas natural) rondarán los 40 y los 50 años, respectivamente, al ritmo actual de consumo.

Esto hace imprescindible buscar soluciones que permitan impulsar el uso de fuentes alternativas y mejorar nuestra eficiencia energética, buscando siempre el necesario equilibrio con el medio ambiente, en una situación cada vez más delicada por la injerencia del hombre.

En el tránsito hacia un nuevo paradigma energético, el principal yacimiento energético de que dispone la humanidad es el ahorro y la eficiencia energética. Presenta una singularidad que lo distingue de los otros: su valor neto para la sociedad es positivo desde el
primer momento, ya que implica simplemente consumir menos energía para producir lo mismo y mantener el mismo nivel de bienestar. La
AIE considera que las inversiones en eficiencia energética son del orden del 50% inferiores a las inversiones en energías limpias necesarias para conseguir el mismo objetivo.

Ante esta situación, el Gobierno Regional ha puesto en marcha una serie de iniciativas destinadas a mejorar la eficiencia energética de la Comunidad de Madrid, que se engloban bajo un paraguas común llamado «Madrid Ahorra con Energía».

Atención al ciudadano

Subdirección General de Promoción Industrial y Energética
Sr. D. José Antonio González Martínez