Real Cárcel de Corte de Madrid. Madrid.

Arquitectos de Madrid: Juan Gómez de Mora

Arquitecto polifacético, y figura fundamental en la reordenación urbana de Madrid durante el siglo XVII adoptó en sus obras, el estilo herreriano, sobrio y austero, que dominó la arquitectura española durante casi un siglo, y se extendió a América, convirtiéndose en una de la señas de identidad del reinado de Felipe II.

Como arquitecto real trabaja en el Alcázar, donde coincide muchos años con Velázquez, en el Palacio de la Zarzuela, la Torre de la Parada de el Pardo, o el Panteón de Reyes de El Escorial, cripta bajo la basílica del monasterio donde descansan todos los monarcas de la dinastía Austria y casi todos los borbones  excepto Felipe V, que escogió La Granja de San Ildefonso, y Fernando VI, que descansa junto a su esposa Bárbara de Braganza en el convento que ella fundó: las Salesas Reales. Este fue decorado por el italiano Crescenzi.

Otra de sus grandes obras fue la llamada Cerca de Felipe IV, ampliación de la muralla para un Madrid que ya alcanzaba los 90.000 habitantes; en ella trabajaron presidiarios y se financió con la sisa, un impuesto al vino.

También dentro de la Comunidad proyectó varias obras en Alcalá de Henares. El conocido como Colegio de Málaga (actual facultad de Filosofía y Letras) y el convento de San Bernardo, levantado por orden del arzobispo de Toledo y mecenas, Bernardo de Sandoval y Rojas. Para la iglesia Gómez de Mora construye una planta oval inserta en un rectángulo cubierta por una cúpula ovalada más grande en la época. En su interior hay que destacar el templete de la iglesia y piezas como el arca de Carlos V, realizada en plata y ébano, por encargo de su hijo Felipe II. Monumento artístico desde 1924, sufrió importantes daños durante la Guerra Civil, por lo que se realizan continuos trabajos de rehabilitación y restauración. En 2016 formó parte del programa “Abierto por obras” puesto en marcha por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Comunidad de Madrid.

Aunque disfrutaba de posición y reconocimiento, su enfrentamiento con otros miembros del gremio y con el conde duque de Olivares le llevaron a ser apartado de la corte y a la pérdida de sus cargos, que no recupera hasta pocos años antes de su muerte.