Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial

Teatro Auditorio San Lorenzo de El Escorial
Cultura

Las enormes dimensiones de la caja escénica de la Sala A, algo más pequeña que la del Teatro Real de Madrid, llevaron a los arquitectos a distribuir bajo rasante ocho de las diez alturas del edificio, con el fin también de mantener la armonía estética con el entorno. Para ello también se eligieron cuidadosamente los revestimientos exteriores en piedra natural de granito tipo amarello, que tiene la virtud de adquirir con el tiempo la tonalidad propia de los edificios históricos de San Lorenzo de El Escorial.

El Auditorio se articula en torno a un vestíbulo principal que da acceso a las dos salas. Estas están separadas por 20 camerinos individuales y colectivos. Sobre la platea de la sala principal se encuentra la sala de ensayos, de 300 metros cuadrados. El Auditorio dispone también de dos salas de estudio y una más para actividades paralelas con capacidad para 120 personas. El granito, la madera y el linoleum son los materiales empleados en el interior.

Su estética minimalista la acentúa un árbol que emerge misteriosamente entre las terrazas del edificio. Se trata de una especie protegida de la zona, el pinsapo, que fue conservado durante su construcción y que hoy se ha convertido en seña de identidad del Auditorio. En su proyección y construcción intervino un equipo de arquitectos (Juan Blasco Martínez, Andrés Pérez Tirado, Rubén Picado, M. José de Blas y Enrique Delgado), además de un equipo de expertos en acústica (Vicente Mestre) y maquinaria escénica (José Luis Tamayo).