Archivo Histórico de Protocolos de Madrid

Archivo Histórico de Protocolos
Cultura
Registro y Archivos

El Archivo Histórico de Protocolos de Madrid tiene el reconocimiento del mundo científico, que lo considera fuente básica para la reconstrucción de la historia de Madrid y de España, dado que esta ciudad fue sede de la Corte y capital del país y, por tanto, foco y reflejo de la actividad de éste. 
El valor e interés de estos fondos es incalculable, no sólo como fuente documental para estudios globales o concretos sobre la actividad de las personas e instituciones de épocas pasadas, sino también y, sobre todo, por su carácter de testimonio y garantía de los derechos de los ciudadanos.

La legislación vigente en la Edad Moderna imponía o fomentaba la intervención del escribano en casi todos los actos de la vida privada o social de entonces. Además, al notario se acudía en numerosas ocasiones, por lo que han llegado hasta nosotros millones de documentos que ofrecen al investigador una importante fuente para la historia de las mentalidades (ideas religiosas, morales, políticas y culturales), la historia económica (precios, actividades mercantiles e industriales), la historia social rural y urbana (estructuras y clases sociales, régimen de la propiedad, régimen laboral, composición de la familia, mortalidad, etc.), y que, en suma, nos hablan de la vida de los hombres en su aspecto material y espiritual.
El investigador que se acerque a un protocolo notarial necesitará tiempo, paciencia y esfuerzo para desbrozar entre los miles de folios la información y los datos objeto de su investigación. Pero, a la vez, encontrará un importante caudal de información que se produce de forma repetida y que puede analizarse de forma homogénea más, si cabe, con los avances informáticos que facilitan la descripción de los documentos en los archivos e incluso las propias  investigaciones de un modo sistemático y global.
Las escrituras notariales nos invitan a conocer la vida privada de los madrileños, como vivían, cómo eran sus casas, los enseres y ajuar doméstico que en ellas tenían, sus costumbres y otros muchos detalles de su vida cotidiana. Todo ello se puede estudiar gracias a los testamentos e inventarios de bienes.
Los escribanos públicos intervenían en muchos más actos jurídicos que los notarios actuales ya que, hasta la Ley del Notariado de 28 de mayo de 1862 tenían duplicidad de funciones: judicial y extrajudicial. Por eso, todo asunto importante en ciudades o núcleos rurales pasaba ante el escribano que debía dar forma documental a una amplia gama de situaciones y negocios jurídicos, de ahí que la variedad de tipos de documentos que se encuentran en los protocolos notariales sea enorme. Entre los más significativos se pueden citar: poderes, arrendamientos y ventas de todo tipo, donaciones y renuncias, fianzas, imposiciones de censos y juros, cartas de pago, emancipaciones y prohijamientos de menores, curadurías y tutorías, informaciones de limpieza de sangre, de hidalguía o de cautiverio, cartas de horro y libertad de esclavos, contratos de obras, ordenanzas gremiales, fundaciones y estatutos de sociedades, testamentos, patentes de invención, derechos de autor… y un sinfín de actos jurídicos que, en ocasiones, incorporan valiosísimos  documentos como, por ejemplo, los planos y dibujos.
Sistema Notarial de Archivos
Hoy día los notarios conservan los documentos en sus despachos hasta los 25 años de antigüe­dad, en que deben transferirlos a los Archivos Generales de los Distritos Notariales o de los Colegios profesionales. Cuando cumplen 100 años los protocolos se remiten desde los Archivos Generales a los Archivos Históricos, siendo desde este momento de acceso público para cualquier ciudadano. Antes de los 100 años, los notarios pueden permitir el acceso a una determinada escritura pública contenida en el protocolo, siempre que demuestren ser partes interesadas con derechos adquiridos, sus herederos o causahabientes.

Contacto

Lunes a jueves: de 09:00 a 21:00 h.

Viernes: 09:00 a 14:00 h.

El centro permanece cerrado todos los sábados, domingos, días festivos nacionales, regionales y locales (de acuerdo con el calendario oficial anual) y el 24 y 31 de diciembre.

 

Teléfono: (+34) 91 720 88 67 
Fax: (+34) 91 720 89 43 

Calle Ramírez de Prado, 3. Madrid. Complejo cultural 'El Águila'.

Arganzuela
Madrid
28045
Cómo llegar

Autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT)

Paseo de las Delicias: Líneas (EMT) 19, 45, 59, 85, 86 y 247.

Calle Ramírez de Prado: Línea EMT 8.

Metro de Madrid

Línea 3: estación Delicias.

Cercanías RENFE

Estación Atocha: Todas las líneas

Estación Delicias: Líneas C-10, C-7 y C-10